ajuste fiscal y monos

 

El diccionario de la lengua nos dice que hacer algo con saña es hacerlo con “intención rencorosa y cruel”. Y esta es la sensación que se tiene al leer el anteproyecto de ley de reforma de ciertas normas tributarias, que el gobierno ha aprobado para, según dicen todos los analistas políticos, recuperar apoyo electoral. Y parece que el autor del mismo siente un fuerte rencor por tener que dar marcha atrás a lo hecho hace dos años y medio y lo quiere pagar con, para qué darle muchas vueltas, lo quiere pagar con aquellos que no le pueden reclamar y que sufren en silencio la aberración y lo retrógrado. Porque este anteproyecto aporta novedades de hace ¡treinta y seis años!

Se vuelve a introducir un concepto, tan moderno, en la práctica fiscal como son los gastos de difícil justificación. ¡Ah, nuevamente las aproximaciones! Aproximaciones que abren la vía a la, últimamente ya muy extendida, arbitrariedad fiscal de nuestra administración tributaria. Pero no acaban aquí las sorpresas, aquí empiezan. Y si no me creen, vean el rosario de “curiosidades” y atropellos que quieren introducir.

¿Qué sentido tiene someter a tributación una parte de las indemnizaciones por despido, en importes tan bajos, y en estos momentos de crisis? Y esta modificación entró en vigor el 20 de junio de 2014.

¿Qué sentido tiene eliminar la exención de tributación de los primeros 1.500 euros de rendimientos del capital mobiliario?

¿Qué sentido tiene el ataque a la colaboración cultural o humanitaria, con la modificación del apartado 1 del artículo 9 de la Ley del IRPF?

¿Qué sentido tiene que a los rendimientos irregulares se les reduzca el coeficiente de ajuste del 40% al 30%?

¿Qué sentido tiene eliminar la bonificación al arrendador en los arrendamientos de viviendas a menores de 30 años? Se puede modular, pero eliminarla… Y adicionalmente ¿por qué se elimina la deducción por alquiler de la vivienda habitual?

¿Por qué se legaliza la arbitrariedad en la nueva redacción del apartado 1 del artículo 32 de la Ley del IRPF?

¿Por qué se eliminan los coeficientes de actualización del valor de adquisición de los bienes inmuebles para determinar las ganancias patrimoniales?

¿Por qué se reduce la cuantía máxima que se puede aportar a planes de pensiones a 8.000 euros anuales?, ¿no habíamos quedado en que había que favorecer el ahorro?

¿Por qué la reducción en la aportación a sistemas de previsión para cubrir la gran dependencia o dependencia severa a 8.000 euros anuales?

¿Por qué este tratamiento favorable a los planes de compañías de seguros que ha llevado al ministro de Hacienda a ponerle nombre comercial a una alternativa de inversión?, ¿es su agente? No lo digo yo, conozcan la propuesta de los ‘planes ahorro 5’.

avefenixAEAT2

Ave fénix, sede AEAT en Madrid

Eso sí, los futbolistas extranjeros podrán seguir viniendo a jugar a España y pagar menos que un jugador español. Y ello gracias a la prórroga del sistema especial ideado en su día.

Pero es que, además, de lo anterior hay una corrección curiosa en las leyes tributarias objeto de ajuste, y es la eliminación de las referencias en el texto a la Ley 19/1991, del Impuesto sobre el patrimonio, que se cambia por la incorporación de los correspondientes conceptos. ¿Ésta modificación anuncia una eliminación rápida del Impuesto sobre el Patrimonio con una enmienda durante la tramitación de la ley o en un momento posterior?

Como decían unos muy antiguos dibujos animados, que de niño hubieran podido alegrar las tardes al hoy ministro de Hacienda, si no fuera tan mayor, “esto es todo amigos”. Quiera el destino que el ave fénix de la sede de la agencia tributaria, que ilustra este artículo, no caiga sobre nuestras cabezas como temía Asterix que ocurriera con el cielo.

Voy a contarles un hecho curioso que pone muchas cosas en su sitio. El profesor Burton Gordon Malkiel, de la universidad de Princeton, publicó en 1973 Un paseo aleatorio por Wall Street, en el que defendía que un mono con los ojos vendados tendría más éxito en sus inversiones que los expertos de Wall Street. Como un mono lanzando dardos podía ser muy peligroso, ocuparon su puesto unos redactores del periódico The Wall Street Journal. ¡Qué desilusión!, “el mono” ganó al 85% de los gestores de carteras y así durante años. Les dejo los oportunos enlaces para que comprueben la veracidad de la anécdota. Este es de un blog para inversores y este es del diario El País.

Y, pido perdón si les ofendo, voy a hacerme una pregunta, ¿un grupo de “monos” hubiera hecho un ajuste fiscal peor que el del gobierno reunido en consejo de ministros el 20 de junio? Para defendernos, con algo de humor, de esta chapuza fiscal, mejorable por alguno de “los monos” del profesor Malkiel, les sugiero que canten al ritmo de esta conocida canción, desenfadada y propia del verano, aunque tan pasadita como el ajuste fiscal que nos proponen.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

3 comentarios en “ajuste fiscal y monos

  1. Schwarzkopf

    Por cierto, a raíz de mi último comentario, ¿podrías hacer un apartado de eufemismos?

     
    Contestar
  2. Schwarzkopf

    Ah se me olvidaba, vivimos en un País con una población que no se renueva, con un horizonte laboral de escasamente 15 años (de los 32 a los 47), pero una jubilación a los 70, y cada menos trabajan, y cada vez vivimos más, pero ¿Quién pagará las pensiones o el llamado estado del bienestar?, no solo por los parados, si no por que no habrá vivos… ¿alguien piensa en esto?. Hoy alguien del PP, creo que la ministra de trabajo (que elemento), dice que la tendencia laboral esta desestacionalizada, es decir que no sufre estacionalidad, …. ¡¡¡Dios mío!!! líbranos de estos seres y sus eufemismos, últimamente recurro a Einstein, hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana, y de lo primero no estoy seguro, pues eso.

     
    Contestar
  3. Schwarzkopf

    Sinceramente es un paso más para irse a vivir a otro país. No es suficiente con la cantidad de mangantes, corruptos, descerebrados que nos rodea, si no que como bien dices, además de estos adjetivos, es cruel. Los que tenemos nómina debemos soportar las locuras del “calvo de las gafas con voz de gangoso”. No me caracterizo por mi apoyo a la izquierda, pero el espectáculo del Sr. (por catalogarlo de alguna manera) Rafael Hernando, del PP en LA SEXTA fue desde luego, cruel e ignominioso; especialmente con los que desgraciadamente pierden su trabajo, que tienen la gran ventaja de además de cobrar una indemnización, tener paro por dos años por un importe elevadísimo. Además el Sr Gay de Liébana dio una clase al respecto del de los coeficientes revalorización… con un movimiento gestual muy elocuente ante las gracias de semejante ser (Sr. Hernando) ¡¡Ya esta bien!!, que se vayan, lo único que les deseo a todos estos es que sufran lo que predican en sus propias carnes.

     
    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *