al final de la escapada

 

À bout de soufflé, presentada en España como Al final de la escapada, es una película francesa de 1960, en blanco y negro, dirigida por Jean-Luc Godard, autor del guión en colaboración con François Truffaut, e interpretada, en los principales papeles, por Jean-Paul Belmondo y Jean Seberg, me ha venido a la memoria al conocer los datos de la EPA (Encuesta de Población Activa) del 3º trimestre de 2015. La EPA es una operación estadística que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) y se considera la mejor información sobre el mercado laboral, pues nos habla de población, de activos, de ocupados, de parados y de la situación de los contratados.

Y viene a mi memoria por varias razones, la primera es que es una película en blanco y negro, como el tiempo que nos ha tocado vivir últimamente, la segunda es que esa película fue uno de los emblemas de la nouvelle vague y la reforma laboral de 2012 es una pretendida nueva ola, solo que, a la vista está por sus frutos, esta repite viejos clichés del pasado, y por último porque lo que se avecina es una escapada. La ministra de Empleo no había nacido ni cuando se produjo la película ni cuando se estrenó en España, en Barcelona en 1966, quizá por eso no es consciente de que está al final de una escapada o un sin aliento, como también se puede traducir su título original.

Porque la reforma laboral de 2012, aunque las intenciones ya se desataron desde el primer día, es el quiero y no puedo de un entendimiento antiguo del mercado laboral. Lo que se ha aplicado es un mecanismo de empobrecimiento, bastante extendido entre ciertas capas de la población, que vieron la que se avecinaba y empezaron a abandonar este barco de forma paulatina.

Población y Activos 2002 a 2015

Fuente: Instituto Nacional de Estadística

Desde 2002 hasta 2011, tomando los datos de los terceros trimestres de cada año, como puede verse en el gráfico, tanto la población española como el número de activos crecen sistemáticamente. Entre 2002 y 2008 crecen de forma constante, marcando una perfecta progresión, una bisectriz del primer cuadrante, que dejará sorprendido a quién no conociera esta evolución. Olvidemos por un momento que dicho crecimiento se apoyó en sectores de poco valor añadido, el crecimiento sostenido y casi idéntico del número de habitantes y del número de activos fue digno de mención. España pasa, según la EPA, de 41,2 millones de habitantes a 45,6 millones y de 19,1 millones de activos a 23,1 millones.

Entre 2008 y 2011, aunque de forma reducida, siguen creciendo ambos valores, ello era fruto de un cierto repunte de la actividad. Debemos recordar que el PIB español fue creciente en 2010 y si no lo fue en 2011 se debió a que el Banco Central Europeo, de la mano de Jean Claude Trichet, llevó a cabo un, inesperado y sorprendente, aumento de los tipos de interés que sumió a toda Europa en una segunda recesión, como bien nos recuerda el catedrático Antón Costas. Dicho esto, se podría esperar que el cambio en la política económica tuviera algún periodo, corto, sin efecto positivo sobre el país, lo que no se podía esperar es que el efecto positivo lo tuviera al inicio, fruto de la tendencia existente, y durante el resto fuera un periodo negativo.

¿Aumento del empleo? Incierto, entre 2011 y 2015 el total de activos en el país se ha reducido en 586.000 personas. Es muy fácil provocar un aumento del empleo si previamente se ha reducido la población activa. Porque eso es lo que ha ocurrido, una reducción de la población y del número de activos. En cuanto al número de activos hemos vuelto a finales de 2007.

PoblaciónEPA20112015

En la tabla anterior se observa la reducción de población entre el último trimestre de 2011 y el tercero de 2015, medida en términos de población en viviendas familiares, valor que excluye la población residente en ciertos centros para colectividades, y que nos aporta un análisis riguroso de lo que ha ocurrido en España. La población se ha reducido en 422.000 habitantes, pero si tenemos en cuenta los habitantes en edad laboral, las franjas de edad entre 16 y 64 años, la reducción ha sido de más de 900.000 personas, lo que significa que una vez más en nuestra historia la solución al problema de desempleo y falta de actividad en España se hace expulsando habitantes al exterior. En esta ocasión hemos ampliado el abanico de los expulsados, hemos unido autóctonos e inmigrados.

Pero no solo está aquí el problema, observen en la tabla la reducción en el número de habitantes de menos de 4 años, ¿Cuál es el futuro de nuestras pensiones? Porque en contrapartida, la población de 70 y más años ha aumentado en más de 300.000 personas. No olviden que el ministerio de Empleo acoge en su seno a la Seguridad Social, pero no lo parece porque las decisiones adoptadas en materia de empleo, reducción de salarios y cotizaciones a la seguridad social, se compadecen bastante poco de las necesidades en materia de pensiones, quizá con intenciones en las que es mejor no pensar en estos momentos.

La gráfica y la tabla hablan elocuentemente sobre la política económica de los últimos 4 años. La pena es que en esta escapada no hemos contado con ninguna Jean Seberg entre el reparto de las que han aplicado esa política económica tan censurable en materia de empleo ni tan siquiera un Belmondo que pudiera dar algo de ánimo.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Un comentario en “al final de la escapada

  1. Schwarzkopf

    Totalmente de acuerdo. El concepto planificación no lo dominan nuestros políticos. En 25 años habrá millones de jubilados, millones de parados y unos cientos de miles solo trabajarán. Habrá que emigrar.

     
    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *