disonancia, ignorancia y lucro

 

¡Vaya semana!, uno ya no sabe a dónde mirar o qué escuchar. Es tal el ruido, que hasta se oye al leer las páginas de noticias en las pantallas de los ordenadores. Son como esos chasquidos que desprenden las cargas de electricidad estática que se forman en derredor nuestro. Estamos asistiendo a un gran teatro de la disonancia, al tiempo que la ignorancia campa libremente, y todo ello unido da lugar a este enredo en que estamos envueltos a pesar nuestro. Ya saben que disonancia, según el Diccionario de la Lengua Española, es sonido desagradable o falta de conformidad o proporción que naturalmente debe tener algo. Con algunos ejemplos, con trascendencia económica, entenderán perfectamente a que me refiero.

Los jóvenes ganan mucho
Eso es lo que nos transmite el presidente del Instituto de Estudios Económicos, vinculado a la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales), que considera que el salario mínimo de los jóvenes menores de 25 años debe ser inferior al actual. Así lo ha manifestado recientemente y ha puesto como ejemplo a Holanda, por poder reducir el salario mínimo para los más jóvenes, sin “traerse” todo el salario mínimo de dicho país que, conviene destacar, es el doble que el español. ¿De verdad los jóvenes ganan mucho en España, cuando casi la mitad está en desempleo y un porcentaje muy elevado está infra ocupado?

El Sr. Feito, el mismo que ha declarado que solo bajará el paro si se crea empleo de baja calidad, debería ocuparse más en insuflar transparencia a la organización que preside, pues no publican las cuentas anuales ni las subvenciones públicas que reciben. Eso sí, nos avisan de que sus cuentas están autenticadas, que no sabemos qué quiere decir. Por su parte, la CEOE haría bien en contratar a algún joven para que les ayude a NO cometer el error sintáctico que han cometido en la página principal de su web en la que en vez de atribuir el aumento del paro al fin de la campaña de navidad, atribuyen el fin de la campaña navideña al aumento del desempleo. Pueden ver en la imagen lo que les digo,Web de la CEOESin ánimo de lucro y solo ponen en contacto
Un juzgado de lo mercantil de Madrid ha rechazado la demanda presentada por la patronal CONFEBUS contra Bla Bla Car por competencia desleal. Dice el juez que Bla Bla Car no es un operador del transporte de viajeros y, en consecuencia, no puede competir con las empresas adheridas a CONFEBUS. Hasta ahí nada que objetar.

Pero afirmar que Bla Bla Car no tiene ánimo de lucro me parece que es faltar a la verdad, ¿no cobran por los servicios que prestan? El objetivo de una sociedad es obtener un beneficio, un lucro. Lo que pasa es que, en España, faltos de cultura mercantil, también los jueces de lo mercantil, la palabra lucro suena a pecado. El lucro o beneficio es algo consustancial a un negocio. Y Bla Bla Car es un negocio. Aunque nos lo quieran vender bajo la etiqueta de ‘economía colaborativa’, de la que ya hablé aquí, y que es una forma de bautizar a ciertas actividades económicas para bendecirlas con un halo de bondad que no les corresponde y que no guarda relación alguna con la realidad.

Bla Bla CarLas actividades desarrolladas a través de AIRBNB o UBER o Bla Bla Car, logran reducir precios mediante la reducción de salarios y la elusión de ciertas regulaciones. Y, con el tiempo, se podrá comprobar que en nada han contribuido a una mejora real del nivel de vida.

Aunque sabemos que no es posible, dan las noticias como a ellos les gustaría
La llegada de un nuevo inquilino, paleta y paleto, a the White House ha sumido a propios extraños en una gran perplejidad, pues casi nadie esperaba lo que está ocurriendo. Sin reparar en que todo este camino estaba trazado y desarrollado por muy buenos expertos en comunicación y gestión, que están consiguiendo que se les preste una gran atención y parezca que se hace lo que no se hace, y no se hace porque no es posible.

El viernes 3 de febrero casi todos los medios se hacían eco de la noticia con un titular similar a este, ‘Trump ordena paralizar la reforma financiera de Obama’, sin tener en cuenta que ello no es posible pues esa reforma la aprobó el Congreso, el legislativo, y solo el legislativo puede pararla o cambiarla. Pero de cara a la galería ya parece que en 3 semanas se han alcanzado todos los objetivos y, de paso, tienen cautiva y desarmada a la racionalidad. Convendría no olvidar que los iniciadores de la gran desregulación fueron estas dos personas, aquí y aquí, desregulación que trajo las consecuencias que trajo y que aún estamos viviendo. Así que no se debería hacer propaganda gratuita a una furia desreguladora que solo servirá para terminar de arrasar con el sistema.

El paro que no existió
Todos los meses, el segundo día laborable, se hacen públicos los datos del paro registrado y de los afiliados a la seguridad social. Inmediatamente los medios digitales se hacen eco de la noticia en su página web, en concreto en la página principal, de forma más o menos destacada, según los datos. Pero, hasta este mes de febrero, nunca había visto que un diario no publicara la noticia.

En las dos ediciones del día 2, que se pueden consultar aquí y aquí, del diario El Confidencial no se mencionaban los datos del paro y afiliación a la seguridad social de enero. Con datos que no eran malos, al contrario, no se entiende que se quiera esconder la información. ¿Ya ha dejado de ser de interés el desempleo? No es eso lo que decía el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas.

Extraña forma de entender el deber cumplido
Algunos pensaban que la crisis de nuestras entidades financieras había terminado y que, de mejor o peor manera, estaban saliendo adelante, superando la morosidad que atesoran, mejorando la insolvencia que les ocupaba y reconstruyendo la base de capital. Eso sí, todo ello sin perder un ápice de la soberbia que ha caracterizado a los empleados de la banca y las cajas de ahorros españolas, que les piden a las empresas los documentos que ellos mismos no pueden presentar y te hablan como si nada hubiera ocurrido.

Pues no, esta semana se ha puesto de manifiesto que Banco Popular tenía un pequeño desfase de casi 5.000 millones de euros. A pesar de lo cual el presidente de la entidad, que ha sido invitado a dejar el puesto, se ha despedido con la habitual mesura de los que viven en otro mundo, aquí pueden leer estas declaraciones tan contundentes, en las que pone de manifiesto su orgullo por el trabajo bien hecho, ¿para quién trabajaba?

El impuesto sobre la electricidad hay que eliminarlo
Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, o pasaba que vaya usted a saber, al grupo político Ciudadanos se le ha ocurrido apuntarse un tanto, con cierto aíre populista y demagógico. Cómo no saben qué proponer para que el precio de la energía eléctrica se modere a niveles europeos, como a unos buenos liberales se les ha ocurrido lo más sencillo, eliminar el impuesto sobre la electricidad.

Información de la Agencia Estatal de Administración TributariaPara los que no lo conozcan el impuesto sobre la electricidad, como el impuesto sobre los seguros, se introduce en el sistema tributario español en 1996, por un gobierno pretendidamente liberal. Pero no era nada nuevo bajo el sol. En Europa existe este impuesto y no es precisamente en España donde más se recauda. En la Agencia Estatal de Administración tributaria pueden consultar el último informe sobre este tributo. Si se detienen en leer el estudio podrán ver que, en 2014, el precio sin impuestos del Kilovatio-hora en España era el cuarto más caro de Europa, por detrás de Reino Unido, Irlanda y Chipre.

La diferencia del precio sin impuestos es tal que cuando se aplican tasas impositivas dobles que las de aquí, el precio en esos países sigue siendo menor que aquí. El problema del precio de la electricidad está en el origen, la producción, no en la imposición. Me pregunto si no será más preocupante que la recaudación por los impuestos sobre el alcohol y la cerveza sea menor que la del impuesto sobre la electricidad, ¿beber alcohol es más sano que encender la calefacción?

Y, para terminar, perdonen un desahogo y que cite algo que no es motivo del blog, pero es un tema que me afecta personalmente, aunque no directamente. Como no tenemos suficientes ejemplos en España, en donde la investigación brilla por su ausencia, nos vamos hasta Israel para hablar del problema de los niños ‘robados’. Así nos ocurre con todo. Ya lo dijo alguien hace tiempo, vemos la paja en el ojo ajeno y no vemos la viga en el propio. Ojalá que aquellos que en nuestro país buscan a los ‘hurtados’ logren su objetivo.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *