navidual

 

Ya es Navidad, ya se ha celebrado el sorteo más famoso y se han repartido los premios, ya estamos a punto de comer los dulces y platos selectos y, algunos, están relamiéndose porque llegan regalos con cariño, esos regalos tan esperados, pero que no siempre son acertados. Y corremos a toda pastilla, aunque no sepamos bien hacia donde, porque, al parecer, puedes llegar tarde y quedarte sin nada o eso es lo que nos quieren hacer creer, quizá para que aumentemos los niveles de consumo.

CorremosEn los días pasados los restaurantes estaban a rebosar, llenos de celebraciones, en las tiendas no cabía un alfiler, llenas de compradores compulsivos, las calles no daban abasto con tanta gente como había salido a respirar, aunque fuera contaminación y malos humos, grandes colas se formaban en los centros comerciales para entrar y salir de los mismos. Parece que los ciudadanos ramasestán más activos y alterados porque, a pesar de los malos augurios, todo había vuelto a la normalidad. Ya tenemos Gobierno, las disputas políticas por cuestiones intrascendentes son continuas, por las trascendentes casi no hay disputas, el fútbol vuelve a ser el motivo de noticias y conversación más frecuente, las perspectivas económicas son las que son y son…

Dejemos las perspectivas para otro día, no sin antes recordar que la dualidad se ha instalado en nuestras vidas, especialmente durante la Navidad, y es que hay muchas personas, su número va en aumento, que no se sienten en condiciones de expresar alegría en estas fechas, en la misma medida en que no la pueden expresar el resto del año. Y tengamos presente que este mundo no es inmutable y si, entre todos, le ponemos palos a las ruedas del desdén, de la insolidaridad, de la incultura o del mirar para otro lado, a lo mejor no las detenemos, pero seguro que podremos lograr que giren mucho más despacio y cambien el rumbo.

Te deseo Feliz Navidad, donde quiera que la celebres, y también a todos aquellos con los que la vayas a compartir. Y confiemos que 2017 resulte, al menos, alegre y pacífico para tod@s,

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *