oligopolios no, gracias

 

Las empresas hablan de competencia, de lo que les gusta la competencia, de lo buena que es la competencia, de lo importante que es la competencia para mejorar, de lo sana que es la competencia, ¿se me olvida algún epíteto más sobre competencia? Creo que no. Y sin embargo las empresas tienen vocación de monopolio o ¿alguien cree que no les gustaría a todas ellas ser el único oferente en el mercado?

Logotipo de ONOHoy, 17 de marzo, se ha hecho pública, aunque ya se sabía Logotipo de Vodafonedesde hace días, la compra de ONO por VODAFONE, por un determinado precio que no es el motivo de esta entrada. Lo importante es que el grupo de oferentes en el mercado de las telecomunicaciones en España se reduce de forma alarmante, con un gobierno que dice hacer fe de liberalismo.

Nuestro marco constitucional y el marco legal de la Unión Europea es el de economía de mercado, economía social de mercado se explicita en los tratados de la Unión Europea (UE). Y los oligopolios son una negación de la economía de mercado, por mucho que les pese a algunos.

El día de autos, 17 de marzo, es fácil comprobar que en los diarios económicos de relieve y en los diarios de información general más importantes no se desliza la más mínima crítica sobre la operación de compraventa. Alguno inclusive da pie a publicar las declaraciones del Consejero Delegado de la británica que, aleccionado por su gabinete de comunicación, viene a vendernos la burra, perdón, la ilusión de que esta operación es por el bien de España.

¿Se acuerdan de aquél Presidente de una eléctrica que se defendía de la OPA (oferta pública de adquisición de acciones) que pretendía lanzar otra empresa sobre la suya con un ejemplar de la Constitución en la mano? Pues de la misma forma que eso, en una economía de mercado, se llama demagogia, las palabras del Consejero Delegado de VODAFONE son musiquillas para dormir al personal. Las empresas se defienden con la cuenta de resultados en la mano y la confianza se demuestra operando, no haciendo declaraciones, salvo que el Consejero Delegado incluya como expresión de confianza todas las declaraciones sobre España que han efectuado todos sus directivos.

Pero la referencia al Presidente compungido no es gratuita. Después de aquél, a mi parecer, episodio bochornoso, pues era una defensa artificial de una empresa, cuando lo que se defendía era una canonjía, se desató un proceso de concentración en el sector eléctrico español, capitaneado por la empresa líder del oligopolio del gas, que ahora nos está ofreciendo los frutos más sustanciosos.

Logotipo de la Comisión Nacional de los Mercados y la CompetenciaY a todo esto que nos dice el organismo encargado de vigilar las normas de la competencia, ese organismo de nombre rimbombante, Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, pues nada de nada, nos dice eso que se llama, silencio administrativo. Debe de estar aún integrando las funciones de los organismos a los que ha sustituido. Menos mal que nos queda el recurso a la UE y a su Comisario de Competencia, que seguro que puede liberar algo del tiempo dedicado a vigilar a clubes de fútbol españoles para estudiar la concentración de carácter oligopolista que se va a producir.

Los consumidores deben asumir que la falta de competencia que se va a producir con este oligopolio, en las telecomunicaciones en España, va a suponer un problema grave para todos por el futuro incremento de precios.

Oligopolios no, gracias.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *