para empezar

 

Desde que recuerdo, y son bastantes años, he tenido la lectura como algo plácido, algo que entrañaba serenidad y sosiego. Eso no significaba que fuera necesario el silencio, en absoluto, al contrario. Siempre resultaba agradable una música suave, más en el volumen que en la composición, un ligero murmullo. Siempre me ha resultado especialmente grata la lectura con el ruido alegre que producen los niños en sus juegos, cercano, no necesariamente próximo. Esa sensación de placidez está muy relacionada con el recuerdo de mi padre, al que le gustaba leer en cualquier momento. Y a pesar de sus pocos estudios formales, era una persona ávida de saber y de conocimiento, lo que se traslucía en sus conversaciones.

Un espacio de opinión sobre lo económicoInterior del edificio del Parlamento Europeo en Estrasburgo

Ese placer por la lectura, perdido durante un tiempo, pero ya recuperado, me lleva a producir este espacio de opinión. Así como se dice que la música amansa a las fieras, especialmente a las de dos piernas, la lectura calma el ansia por saber. Aunque no llega a colmar el deseo de conocimiento. No pretendo decir que voy a suplir a las fuentes del conocimiento, simplemente pretendo ayudar a desenredar los vericuetos de eso que hemos dado en llamar lo económico. Pero también me gusta hablar de otras cosas y así lo haré con el tiempo.

Este instrumento del siglo XXI, el blog, fusión de web y log, y que algunos traducen por bitácora digital, no es más que un lugar de expresión personal, más o menos sofisticado, y que se apoya en la red Internet para permitir trasmitir las ideas de aquellos que se sienten tentados de comunicarlas lo más ampliamente posible. Espero que este blog tenga visitas de personas interesadas en lo económico, porque aquí encuentren ideas o propuestas relevantes sobre ello.

La crisis: una encrucijada histórica

En los tiempos que vivimos, nos encontramos en una de esas etapas a las que denominamos encrucijadas históricas, pues no conocemos el rumbo que seguirán los acontecimientos, de toda índole, que se están produciendo en los últimos años. Y ya van para quince. Pero no es una encrucijada más trascendente que las anteriores que han vivido los seres humanos. Lo que ocurre es que ésta es la nuestra y por eso nos parece más seria. En esta etapa, nos encontramos con regímenes comunistas, dictaduras, que defienden el más despiadado capitalismo, que no la economía de mercado. Gobernantes occidentales, de teórico peso en la escena mundial, que hablan de refundar el capitalismo. Políticos ultraliberales, de países líderes del progreso económico, que defienden la vuelta al proteccionismo comercial. Gobiernos que se han instalado en la retórica del desmantelamiento del estado del bienestar porque dicen que es caro y no resulta competitivo, en vez de promover que surja en los otros países competidores. Ya ven qué lío, qué galimatías.

¿Por qué real de a ocho?

En fin, parecen tiempos de confusión. Pero, como casi siempre ha ocurrido a lo largo de la historia en los momentos aparentemente confusos, lo que nos hace falta es pausa, sosiego y reflexión. Y para reflexionar hace falta dialogar, opinar, mostrar ideas. Eso pretendo desde esta página personal: dar mi opinión. Y de la misma forma que el Mediterráneo no se inventó ayer, ni tan siquiera en el siglo pasado, la globalización no se inventó en el siglo pasado. Por eso la página usa como referencia el nombre de la primera moneda de aceptación universal de la historia, casualmente española, el real de a ocho.

Para terminar esta primera entrada quiero avisar que no asumo la obligación de contestar a los que escriban, pero intentaré hacerlo o, al menos, tener en cuenta esas opiniones en las siguientes aportaciones. Por eso les invito a opinar, pero con sensatez y mesura, por favor.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

6 comentarios en “para empezar

  1. Carlos

    Muy interesante. Enhorabuena por el blog. Que bien nos iría si se comentaran con ese talante los puntos de interes de la actualidad económica y del mundo en General.

     
    Contestar
  2. Delia

    Pedro, muchas gracias por esta invitación a leer y comentar en su blog. Es la primera vez que participo en uno y no conozco muy bien las pautas, pero sí puedo asegurarle que me ha conquistado su facilidad de expresión.

     
    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *