pleonasmo y economía

 

Debería tener yo unos 6 años cuando escuché por primera vez la palabra pleonasmo que, no me negarán ustedes, tiene una sonoridad y una rotundidad fuera de duda, sin las débiles i o e. En aquella ocasión y durante mucho tiempo, me causaba risa oírla, no imaginaba yo la tristeza que me provocaría escucharla tiempo después. Pleonasmo significa, demasía o redundancia viciosa de palabras. La definición no es mía, figura en la flamante XXIII edición del Diccionario de la Lengua Española. Normalmente un pleonasmo es fruto del empeño de los petimetres en aparentar que dominan la lengua y lo único que hacen es destrozarla, en la misma medida en que destrozan la economía española.

Viene esto a cuento, en este blog de economía, por las grandilocuentes declaraciones, permitan que me ahorre el nombre del pleonador, sobre que “la crisis es historia del pasado”. Recordarán los asiduos que, no hace mucho, comenté esta misma expresión salida de la boca de un analista financiero, en aquella ocasión me quedé perplejo al escuchar de persona tan versada estos juegos florales. Pero lo grave de ahora es que con un país derrumbado, económicamente hablando, decir que “la crisis es historia del pasado” suena muy fuerte y demuestra que, el autor, además de usar un lenguaje impropio, tiene un talante ruin.

Fuegos artificiales ¿o son de artificio?

Fuegos artificiales ¿o son de artificio?

Porque solamente desde la ruindad y la estulticia se puede hacer semejante afirmación, fuera de sentido y que se contradice con todos los datos e indicadores que manejan los expertos y con la percepción que sienten los ciudadanos, no ya al salir a la calle, simplemente al despertar cada mañana y recordar todo aquello a lo que han debido renunciar. Pero veamos unos datos para que nadie piense que hablo de oídas, que ya empiezan a salir los expertos que aseguran que la afirmación está cerca de la verdad.

El 1 de enero de 2012 vivían en este país 46.818.216 personas, el 1 de julio de 2014 eran 46.464.053 personas, todo ello según el Instituto Nacional de Estadística (INE). ¿Creen que un país que ha dejado la crisis atrás perdería 354.163 habitantes en 30 meses? El dato más preocupante es que si solo se considera a la población en edad laboral, entre 16 y 64 años, la población laboral perdida en el citado periodo es de 717.429 personas.

La deuda de la denominada Administración Central, según el Banco de España, a 31 de diciembre de 2011 era de 624.238 millones de euros, a 30 de septiembre de 2014 era de 891.936 millones de euros; tan solo un aumento del 43%. Si tuviéramos en cuenta al conjunto de las administraciones públicas, el aumento es del 37%. Las comunidades autónomas y los ayuntamientos no lo hacen bien, pero la Administración General del Estado lo hace bastante peor.

Al finalizar el año 2011 el número de parados registrados, según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social (MeySS), era de 4.422.359 personas, en noviembre de 2014 eran 4.512.116, 89.757 más. Pero este dato no aporta una referencia exacta de la realidad si no le añadimos el dato de afiliaciones a la Seguridad Social que en diciembre de 2011 eran 17.111.792 personas y en noviembre de 2014 eran 16.731.190, 380.602 menos, todo ello según el MeySS. La Encuesta de Población Activa que elabora el INE nos dice que los activos a fin de 2011 eran 23.440.300 y a fin de septiembre de 2014 eran 22.931.700, 508.600 menos, mientras que los parados a fin de 2011 eran 5.287.300 y a fin de septiembre de 2014 eran 5.427.700, 140.400 más.

Por último y para reflejar que “la crisis es historia del pasado” y por ello debemos cambiar el paso, les dejo una cita tomada del Informe Anual de Recaudación Tributaria de 2013, de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, que seguro les va a hacer gran ilusión a todos:

Los derechos reconocidos netos cayeron en 2013 un 0,7%, hasta los 176.512 millones, tras tres años con un crecimiento medio del 5%. Se pueden desglosar en dos grandes categorías:

– Derechos de contraído simultáneo, que concuerdan por definición con la recaudación de contraído simultáneo, al coincidir el reconocimiento del derecho con el ingreso. Reflejan el cumplimiento voluntario de los contribuyentes por medio de autoliquidaciones, liquidaciones aduaneras y otras liquidaciones.

– Derechos de contraído previo, donde se reconoce el derecho previamente al ingreso. Incluyen las liquidaciones practicadas por Gestión, Inspección, Aduanas y Recaudación en el ejercicio de los procedimientos de control del cumplimiento tributario, los derechos por autoliquidaciones para las que se solicitó aplazamiento o reconocimiento de deuda, y los derechos por ajustes territoriales con las Haciendas Forales.

El descenso de los derechos reconocidos netos en 2013 se debe a la evolución de los derechos de contraído previo, que cayeron un 4,8% (la primera tasa negativa desde 2005), mientras que los derechos de contraído simultáneo mantuvieron el nivel alcanzado el año anterior.

Bello pasaje literario-fiscal que ayuda a afrontar las fiestas navideñas con ilusión desbordada por lo que supone de confianza en nuestros gestores públicos.

Al acabar el artículo descubrí que un periodista de relieve había llegado a la misma conclusión que yo sobre lo del pleonasmo. No voy a compararme con él, director de un gran periódico, guárdenme las musas de semejante atrevimiento, pero me alegró saber que no era yo solo el que había observado semejante desatino.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Un comentario en “pleonasmo y economía

  1. Luis Vega

    Es la política Pedro, es la política. No se puede esperar del político purpurado o con posibilidad de purpurarse, más que frases necias, cuando no falsas, cuya única pretensión es vender ‘su’ caballo que no es más que un jamelgo famélico y lleno de costras. Y lo más lamentable, es que este ‘elenco artístico’ al que hoy se ha añadido Podemos, genera un sectarismo tal que demuestra la falta de ‘cultura política’ que hay en España.

     
    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *