productividad

 

Genial palabreja que bien utilizada anima a los ciudadanos a avanzar, pero cuando se aplica en forma de garrote pretende amedrentar al personal, nunca mejor dicho, porque es con los empleados de las empresas y de las oficinas públicas con los que más se utiliza como arma arrojadiza. Menos mal que solo es una palabra y no provoca daños físicos, de momento. Lo interesante de todo lo que se esconde detrás de esta palabra es que la mayoría de los que la utilizan ni saben realmente que significa ni piensan que guarde relación alguna con ellos, es a los otros a los que hay que aplicar la exigencia de productividad.

Y los más asiduos a este blog se estarán preguntado ¿a qué viene este comienzo tan aguerrido? Pues viene a cuento de las estadísticas que ha hecho públicas nuestro querido Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y del comercio electrónico en las empresas. Y es que los resultados que ofrece son un poco desalentadores, especialmente si consideramos que casi hemos recorrido 2 décadas del siglo XXI, aunque no todos los países estamos igual de avanzados o retrasados, según se vea la botella medio llena o medio vacía.

Cuando hace 17 años me acerqué al mundo Internet, a través de una sociedad de la que fui cofundador, era comprensible que las empresas te preguntaran ¿página web, para qué necesito una página web?, correo electrónico ¿qué es eso? Y costaba muchísimo convencer a los responsables de las empresas de las ventajas que suponía el uso del correo electrónico y disponer de una página web, no digamos ya de poner en marcha una tienda electrónica, hasta algunos periodistas pensaban que “eso” de Internet contribuiría a una mayor incomunicación de las personas. Pero que en 2016 el 69% de las empresas de menos de 10 empleados siga sin tener una página web es preocupante, muy preocupante. Y eso que en el último año ha mejorado en 3 puntos porcentuales.

Infraestructuras TIC en empresas de menos de 10 empleados. Fuente: INE

Infraestructuras TIC en empresas de menos de 10 empleados. Fuente: INE

Pensar, en los tiempos que corren, que el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) no influye en la productividad de las empresas es como creer que el cambio climático no existe. Solo aquellos que están anquilosados en el pasado, fieles a aquella máxima de que “el buen paño en el arca se vende”, son capaces de no tener en cuenta lo primero y negar la existencia de lo segundo. Pero no crean que ese dato es el más grave, dice la encuesta del INE que el 25% de las empresas de menos de 10 empleados NO tienen ordenadores, han leído correctamente, no tienen ordenadores.

Infraestructuras TIC en empresas de más de 10 empleados. Fuente: INE

Infraestructuras TIC en empresas de más de 10 empleados. Fuente: INE

Y es que la predisposición del empresariado español al uso de las nuevas tecnologías es más que dudosa. No es algo que me invente. El Banco de España, esa institución de solera que de tanto hablar de otras cosas va a perder su prestigio, nos avisaba hace bien poco de la baja capacitación de los empresarios y directivos españoles y esto influye en su demostrada reticencia en incorporar las nuevas tecnologías. Es un secreto a voces que las entidades financieras españolas están trabajando a toda prisa para adaptar sus estructuras de información y conocimiento a las nuevas tecnologías para no quedar rezagadas y verse superadas por empresas, no bancarias, que están decididas a competir en cualquier sector en el que se necesite una base tecnológica amplia.

En España tenemos una empresa, LOGISTA, filial de una multinacional del tabaco, que, gracias a su indebido monopolio en la distribución del tabaco con el permiso del Gobierno, dispone de una amplia red de puntos de entrega, de almacenes y de un amplio conocimiento del territorio que le deberían asegurar ser el líder de la venta online. Pues nada de nada, AMAZON, que llegó hace bien poco al mercado español hace tiempo que superó la capacidad logística de aquella y marca tendencia en la forma de actuar en un sector en el que los expertos aseguraban la imbatibilidad de las empresas nacionales. Y no piensen que es algo pasajero, la ampliación de sus instalaciones en Madrid y la futura puesta en marcha de las de Barcelona avisan de su predominio en el sector.

Evolución de empresas de más de 10 empleados que realizan comercio electrónico 2008-2015

Evolución de empresas de más de 10 empleados que realizan comercio electrónico 2008-2015

No nos podemos permitir el lujo de que aún haya empresas de más de 10 trabajadores, en concreto el 25%, que no dispongan de página web, o que solo el 50% de la plantilla de las empresas de más e 10 trabajadores disponga de ordenadores con acceso a Internet. Son datos que reflejan el bajo impacto de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana de las empresas españolas. Cuando se habla de las nuevas tecnologías hay personas que rápidamente piensan en los puestos de trabajo que se podrían perder por una supuesta automatización de los procesos. Las nuevas tecnologías permiten prestar mejores servicios y son las personas las que tiene que desarrollar los programas que hagan efectivo el uso de las TIC, olviden las pérdidas por automatización y piensan en las ganancias por desarrollo y diseño.

Y no debemos olvidar que la creatividad llama a la creatividad. No hay nada como poner a trabajar juntas a varias personas con espíritu creativo, pueden ser capaces de revolucionar el mundo. Y es que la creatividad se desarrolla en equipo, no desde el aislamiento. Por eso es tan importante la multiplicación de los centros que favorezcan el contacto entre creadores y, por ende, la innovación y este es un ámbito en el que los ayuntamientos deberían tener un papel primordial, aunque no parece que estemos por la labor y sigamos manteniendo edificios vacíos y sin uso en las grandes ciudades españolas. Pero eso es otra historia.

Regresemos a las TIC, cuyo uso está muy relacionado con la productividad de las empresas, porque al contrario de lo que pensaba aquél que decía “hay que trabajar más y ganar menos” y que terminó preso, aunque debo reconocer que no fue por esa sandez, yo soy de la opinión de que hay que invertir más, formar mucho más y ser intensivos en el uso de las nuevas tecnologías. Por cierto, les dejo el enlace a una noticia sobre horas trabajadas que merece un análisis detenido, pero que no contradice la apuesta por las nuevas tecnologías.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *