SAREB en pérdidas

 

El día 15 de octubre, con la parsimonia propia de quien suspende un examen, la SAREB (Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, S.A.) ha dado a conocer en su web el informe de actividad del primer semestre de 2014. Como cabría esperar y a pesar de los 251 empleados con los que cuenta (sigue aumentando el número) debe calificarse de negativo.

Y es negativo por muchas razones. La primera es el retraso en facilitar la información. Las empresas del IBEX 35, con las que quiere compararse SAREB, hace semanas que han facilitado los resultados del primer semestre. Es más, los estados financieros intermedios (que así se llaman técnicamente) de las empresas del IBEX 35 están auditados y ofrecen una información completa, similar a la del cierre del ejercicio. El informe de SAREB no tiene nada que ver. La segunda diferencia es que los estados financieros intermedios de las empresas del IBEX 35 ofrecen los resultados obtenidos en el periodo, comparados con los del ejercicio anterior, SAREB no presenta estados financieros.

Y sabemos que SAREB está en pérdidas por una deducción lógica con base en el informe semestral, no porque SAREB lo diga, que no lo dice. En la página 48 del citado informe de actividad del primer semestre de 2014, documento anómalo donde los haya, se afirma literalmente que:

“A 30 de junio de 2014 Sareb no ha registrado gasto financiero alguno por la deuda subordinada emitida ya que el devengo de los mismos están condicionados a la obtención de beneficios y la existencia de reservas disponibles por parte de la Sociedad.”

De lo que cabe deducir que no ha obtenido beneficios desde su constitución, en diciembre de 2012, y hasta el 30 de junio de 2014. ¿Por qué ese temor a declarar pérdidas?, ¿por qué esa falta de transparencia?, ¿quién pagará los platos rotos cuando se hagan notorias las malas noticias?

Edificio de la sede de la SAREB, con salón de apuestas en los bajos

Edificio de la sede de la SAREB, con salón de apuestas en los bajos

SAREB es un caso paradigmático de cómo se hacen mal las cosas y, de paso, se demuestra que no hemos aprendido nada de todo lo que ha pasado. SAREB se constituye casi a escondidas, se nombra máxima responsable de la entidad a una alta funcionaria sin experiencia alguna en la gestión de activos inmobiliarios y financieros, se cambia al segundo ejecutivo al año de llegar y por discrepancias sin aclarar, se oculta información al público, se anuncia que SAREB se va a dedicar a construir viviendas sin venir a cuento, aquí, se dota a la empresa de una plantilla de 250 personas con unas retribuciones desorbitadas, por mucho que hayan querido cambiar el paso, aquí y aquí, en el que hacía público mi comentario sobre las extrañas cifras de SAREB en 2013.

Decía antes que SAREB se quiere comparar con las empresas del IBEX 35 porque en la página 61 del informe de actividad del primer semestre de 2014, aquí, se ha incluido información comparativa de una parte de las retribuciones en SAREB con la media de las empresas que componen el IBEX 35. Ya sabemos que la comparación con las medias puede ser peligrosa por aquello de que si usted tiene dos casas y yo no tengo ninguna, la media nos dirá que tenemos una casa cada uno; la SAREB nos supera en número de casas a todos. Pues bien, además de pretencioso es, cuando menos, grotesco, que la entidad denominada vulgarmente “banco malo” pretenda codearse con lo más granado de la economía española.

Pero ahondando en la anormalidad del informe de actividad del primer semestre de 2014, citemos que en la página 68 del mismo se indica que en el mes de julio, fuera de la fecha de referencia del informe, se ha alcanzado con la Generalitat de Catalunya un acuerdo de cesión de 600 viviendas para uso social, durante 4 años. Mientras, no se informa que en el mes de febrero, dentro de la fecha de referencia del informe, la Junta de Andalucía abrió un expediente sancionador a la SAREB por ocultar información sobre las viviendas VPO que eran de su propiedad; expediente que ha culminado en la confirmación de la sanción propuesta. Por último indicar que este informe no guarda coherencia con el del primer semestre del ejercicio anterior, ni tan siquiera con el del ejercicio anterior completo y no termina de explicar el por qué se crean fondos, con grandísimas ventajas fiscales, que luego resultan inconvenientes y sobre los que los medios de comunicación afirman que SAREB se ha retirado de los mismos, cuando el informe dice lo contrario.

Dirigir y gestionar el mal llamado “banco malo” es difícil y complejo. Pero otras empresas también lo son y se buscan profesionales y gestores que sepan hacerlo. Y cuando no funcionan se les cambia. Cuando pasen los años, menos de 13 que es lo que le queda legalmente de vida, y empecemos a descubrir ese tipo de ‘cositas’ que nos hacen echarnos las manos a la cabeza del asombro, ¿qué harán entonces las autoridades? En el caso de la SAREB no podrán alegar que no estaban avisadas.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *