señora azul

 

Como cada año, y ya van casi tantos como los que tiene la canción, nos visita una señora que no guarda relación con la serie de televisión. Como algunos habrán adivinado me refiero a una señora muy importante que tiene un nombre rotundo, escueto y que en algunas personas produce ciertos escalofríos: LA RENTA. Identificarla con la señora azul es por el color que adorna los impresos en que se declara, bueno en los que se declaraba, que ahora se hace telemáticamente. En esto de los colores en los impresos fiscales, que quedan muy monos, no les puedo ayudar, pues nunca he llegado a saber la razón de su asignación.

La conocida señora no es más que la liquidación anual del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que actualmente viene regulado por la Ley 35/2006 y el Real Decreto 439/2007. Ambas normas, de difícil e ingesta lectura incluso para los que creemos saber algo de impuestos, las pueden consultar en la página web de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT para los amigos). En dicha web pueden consultar también las muy numerosas modificaciones que las normas han ido sufriendo en los años transcurridos desde entonces. En este año, ¡faltaría más!, también hay novedades.

Pero hablar de las novedades ahora no tiene mucho sentido, y es que con La Renta nos pasa como con los truenos, ya saben aquello de que nadie se acuerda de Santa Bárbara hasta que truena. Y así nos va, que nos acordamos de nuestra señora azul cuando llega el mes de abril de cada año. Y a esas alturas, ya está todo hecho y sin remedio y sólo nos queda hacer la declaración de lo que pasó. Este es el problema, que nadie habla de los cambios que se introducen en la legislación al tiempo de incorporarlos. Pero es que estos cambios, hechos al tresbolillo y a veces con nocturnidad y agostía, son injustos por dos razones, una es la ya indicada falta de la publicidad necesaria, y la segunda es que se introducen hasta con el ejercicio fiscal empezado.

Cambios en la declaración de la renta 2014

Como cada año, los ciudadanos estamos en el punto de mira con nuestra declaración de la renta

Nuestro conspicuo ministro de hacienda, que tanto sirve para ser europarlamentario dimisionario, que para dirigir el centro de estudios más relacionado con la CEOE y otras organizaciones empresariales, ha propiciado 14 cambios en la citada ley desde diciembre de 2011 hasta la fecha, al ritmo sosegado de un cambio cada dos meses. Observen que hay cambios secuenciales muy curiosos, los artículos 31.1, 39 y 98.1 se modifican por Ley 7/2012, de 29 de octubre, y la disposición adicional 37 se añade por Ley 8/2012, de 30 de octubre. Un caso sorprendente es el de la disposición transitoria 18 que se suprime en diciembre de 2011 y reaparece en diciembre de 2012, ¿saben de que trata? Acertaron: de la deducción por inversión en vivienda habitual.

Sin embargo el reglamento citado solo ha sufrido una modificación de interés. Lo que demuestra lo bien que reglamenta nuestra administración, parece que los reglamentos sirven cualquiera que sea la ley en vigor. ¿Adivinan uno de los temas a que se refiere la modificación? Bingo, a la deducción por inversión en vivienda habitual, hoy están ustedes de acierto pleno. El otro ámbito de la modificación es el relativo a los rendimientos en el sistema de estimación objetiva. Temas, los dos, sobre los que incide la famosa propuesta de reforma fiscal de la comisión de expertos auspiciada por el ministro.

Es difícil convencer a los ciudadanos de que se muestren dispuestos a colaborar con la Hacienda Pública con agrado y rigor cuando esta los trata con desconsideración. Por que es desconsideración este calendario de modificaciones, en cualquier mes se efectúan cambios. Es desconsideración la actuación tan falta de previsión de la administración, no importa si hoy se añade lo que se quitó ayer y que venía desde antesdeayer. Es desconsideración la manera tan farragosa de redactar las normas y no incorporo un ejemplo por no atormentarles, pero los hay a cientos. Una de las mayores torturas a que se puede someter a un ciudadano es a la lectura de la ley por la que se regula el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) o de las disposiciones transitorias y finales de la ley que regula el IRPF.

Mientras conseguimos cambiar las formas y maneras de actuar de la administración, para que los ciudadanos dispongamos de una cierta estabilidad en las normas fiscales, nos dedicaremos a acompañar a CRAG con su Señora Azul. Por cierto, a 30 de marzo no estaba disponible el programa de ayuda para formular la declaración de la renta 2013, cuyo plazo comienza el 23 de abril. Eso sí, desde el 1 de abril se puede confirmar el borrador telemáticamente.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

8 comentarios en “señora azul

  1. Pingback: renta, dificultades y exceso | real de a ocho

  2. Pingback: hacienda y la publicidad | real de a ocho

  3. Luis Vega Luna

    Creo que aquí se conjugan dos aspectos interesantes: uno, el traer a colación, tan acertadamente, como referencia, éste tema de Señora Azul de CRAG; el otro, tener la capacidad intelectual de conocer una canción que cumple 30 años y que pasó a la historia sin especial pena ni gloria.
    Yo diría que es una expresión de cultura. ¿O no?

     
    Contestar
  4. Coral Ortega

    Que acertado el enlace con Crag y su “Señora azul”, ja, ja. Estoy de acuerdo con Esmeralda.

     
    Contestar
  5. Esmeralda

    Eso, que mañana podremos consultar ese borrador por el que a mi siempre me saldrá a pagar una pasta. ¡Chico, con lo fácil que es mi declaración y siempre se equivocan, oye!

     
    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *