Archivo de la Categoría: Transparencia

esperpento y mercado

Hace varios meses les hablaba, en menos popular y sin prisa, de la situación por la que atravesaban dos sociedades significativas del mundo empresarial español. El Banco Popular y el Grupo PRISA. En sus respectivos ámbitos habían sido, repito fueron, un referente para el resto de su sector e incluso para el mundo empresarial en su conjunto. El primero, ... Leer más

¿usted sabía?, yo no sabía

El análisis económico de la actividad de una sociedad se detiene, con mucha razón, en observar la tasa de población activa, que en España se relaciona con la población mayor de 16 años, y su distribución por género. Resultando que en los países más desarrollados, económicamente hablando, la tasa de población activa es más elevada y más similar entre ... Leer más

disonancia, ignorancia y lucro

¡Vaya semana!, uno ya no sabe a dónde mirar o qué escuchar. Es tal el ruido, que hasta se oye al leer las páginas de noticias en las pantallas de los ordenadores. Son como esos chasquidos que desprenden las cargas de electricidad estática que se forman en derredor nuestro. Estamos asistiendo a un gran teatro de la disonancia, al ... Leer más

carbón para Nadal

No se equivoquen de Nadal, hoy les hablo de la energía eléctrica, de eso que vulgarmente llamamos la luz. De eso que, nuevamente, ha sido motivo de una gran atención por todos los medios en las últimas fechas. Proceso en el que, por primera vez, hemos contado con un pronosticador avezado que nos hablaba de las próximas subidas del ... Leer más

la mora

Una parte importante de la mora es consecuencia de una falta de cumplimiento de los contratos y de una falta de agilidad judicial para exigirlo y de una actitud generalizada de aceptar que pagar, no digamos ya en su debido momento, no es absolutamente obligatorio. Esa parte de la mora que estoy describiendo, a la que podríamos llamar mora golfa, es fruto de una actitud complaciente con los incumplidores y un mirar con conmiseración a los que cumplen con sus obligaciones, como las fiscales

pícaros

Sancionar no es tan sencillo, hay que justificar las sanciones, hay que argumentar que daño se ha causado o con que actitud de ocultación se ha obrado o con que formas de simulación se ha conducido el ciudadano para que la sanción esté justificada. Así lo tiene dispuesto nuestro Tribunal Constitucional, nuestro Tribunal Supremo y otros tribunales de rango inferior

¿igual o peor?

Estábamos en medio del debate político cuando de pronto se incorporaron al mismo las Aguas de las Cuencas Mediterráneas, todas ellas. Y distrajo nuestra atención sobre lo más actual, aunque parece que por mor de la costumbre hemos vuelto a lo importante y hemos dejado de lado las Aguas. Total, de estos casos hemos oído tantos, que uno más no nos sorprende