clúster de rentas

 

Cuando analizamos la evolución de las sociedades no nos fijamos en todos los detalles que influyen en su cambio y transformación. Algunos de esos detalles los descubrimos, de golpe, cuando algún estudioso en la materia nos hace ver hechos que resultan sorprendentes y hacen olvidar lo vivido. En ocasiones esos hechos causan, nos causan, más que sorpresa, rechazo, sin darnos cuenta que es muy difícil dar marcha atrás y que estamos atrapados en la rueda de ese supuesto adelanto. Y digo supuesto porque no todos los cambios entrañan progreso o mejora.

No piensen que soy uno de los estudioso que va a proporcionarles algún descubrimiento, simplemente pretendo, humildemente y sujeto a la crítica, explicar algo a lo que vengo dándole vueltas desde hace algún tiempo y que ciertos análisis de terceros, esos sí sesudos, ha llamado mi atención de observador del devenir económico.

Mientras analizaba la semana pasada el mundo del kilovatio-hora, me interesé por conocer la estructura salarial de las principales empresas productoras y distribuidoras de electricidad del país. Y mis sospechas se confirmaron. Estamos creando unos clústeres de rentas que están generando una tremenda brecha económica, y como consecuencia social, en el país, que puede dar al traste con 35 años de trabajo por hacer una sociedad más sostenida y capaz. Y esa brecha, la distancia entre las dos orillas, va haciéndose mayor con el paso del tiempo con lo que ello conlleva.

Pero antes de continuar debo una explicación. ¿Cluster? ‘Cluster’ es una palabra inglesa que significa racimo, grupo, y que se ha hispanizado, con tilde y todo, a través del Diccionario del español actual, pero que aún no ha sido aceptada por la Academia. Su popularización en el mundo económico vino de la mano de Michael E. Porter, profesor de la Universidad de Harvard, a través de un artículo publicado en 1998 en la Harvard Business Review, del que he localizado una traducción y les sugiero leer por su importante aportación conceptual. Él afirma que “los clústeres son concentraciones geográficas de empresas e instituciones interconectadas que actúan en determinado campo”, el más conocido de todos esos clústeres es el Silicon Valley en California.

Utilizando esa definición, adaptándola a los niveles de ingresos de las personas y en la situación actual de la economía, creo que es posible definir un clúster de rentas como concentraciones de grupos sociales que disponen de un elevado nivel salarial o retributivo y que están interconectadas entre sí. Interconectadas entre sí porque han perdido el contacto con la comunidad y han hecho de “su” mundo el que creen que es la situación real del conjunto de la sociedad. No crean que este “actor” es un problema que afecta a la sociedad española en particular, es un problema mundial, que, poco a poco, va penetrando las sociedades de cada país como consecuencia de la globalización y al que nadie se ha querido enfrentar y que ahora resulta difícil de parar.

Les recuerdo la entrada de hace unas semanas sobre salarios, así como el análisis de los salarios de ese engendro denominado SAREB, que es una creación reciente, no es una degeneración de una estructura antigua, y que ya se crea con unos niveles salariales que no guardan relación alguna con la realidad. Niveles salariales que no nos han asegurado la viabilidad de ese subproducto de la crisis bancaria, muy al contrario, ha seguido generando pérdidas. Estos grupos de personas, que pertenecen a unos grupos salariales muy superiores al promedio de los más altos niveles, se ven en la obligación de defender la distancia entre niveles de salarios, deprimiendo al resto, para garantizarse la supervivencia en el clúster de rentas en el que se han situado.

Esta propuesta que formulo, se basa en el análisis de los datos que publican las empresas, y además de los que pueden ver en el artículo sobre SAREB, empresa semi-pública, quiero ampliárselos con otras referencias.

Salarios 2013-2015Como ven, IBERDROLA ya ha conseguido desprenderse de una gran parte del personal operativo, trasladándolo a filiales con condiciones laborales distintas, y se produce el gran salto de los salarios medios de las casi 600 personas que han quedado en el núcleo duro de gobierno del grupo de empresas. En dos años de 88.000 euros por persona y año de salario medio a 155.000 euros.

RED ELÉCTRICA CORPORACIÓN, que es la empresa cotizada, y no RED ELÉCTRICA ESPAÑOLA que es la que se publicita, ha dejado en su núcleo duro al presidente y 4 más, de ahí que los salarios se disparen hasta los 600.000 euros por persona y año.

Tanto ENDESA como GAS NATURAL han comenzado la transición paulatina de reducir plantillas y trasladar personal operativo a otras filiales. En GAS NATURAL ya se empieza a ver el fruto de esa política pues en 2015 el salto ya ha sido suficientemente significativo respecto de 2014, al pasar de 70.000 euros por persona y año a 83.000 euros.

He añadido 2 empresas más. ABERTIS, la empresa de infraestructuras, que tiene una cabecera del grupo muy consolidada desde hace años y cuyos niveles salariales crecen de forma espectacular, han pasado de 120.000 euros por persona y año a 157.000, en el plazo de 2 años. Y DIA, la empresa de supermercados, que tiene a toda su plantilla bajo la misma razón social y en la que los salarios medios se asemejan más a lo que conocemos y podemos esperar de una empresa de estas características.

¿Cómo se crea el clúster de rentas? Desplazando al personal operativo hacia empresas filiales, con peores condiciones laborales, o a empresas a las que se subcontrata, también con menores niveles salariales, ello incluye el traslado geográfico. Y este clúster de rentas se comunica y retroalimenta entre sí, porque se necesitan para justificar sus políticas, para comprobar que “ellos” no son los únicos en adoptar las oportunas estrategias de revalorización propia o para copiar otras estrategias “triunfadoras”. Estrategias que aseguran la permanente revalorización de “sus” retribuciones, aunque no estén justificadas como nos hemos cansado de ver en los últimos años, ¿o estaban justificadas en los casos de las cajas de ahorros? Qué bien les venía a las élites políticas la existencia del clúster.

El clúster de rentas, con o sin tilde, en español o en inglés, actúa tenazmente y avanza sin que casi nos demos cuenta. Aprovechando en beneficio propio aquello que se crea en beneficio de la actividad económica. Un caso paradigmático de la apropiación, en beneficio del clúster, de los avances en estrategia y organización empresarial se produce con el outsourcing. En los inicios se entendía por outsourcing la contratación en el exterior de tareas y servicios que no formaban parte de la actividad básica de la empresa para su desarrollo por terceros. Estaba basado en que esos terceros eran expertos en esas tareas y aprovechaban mejor los recursos como consecuencia de las economías de escala. Empezó en el ámbito informático y las empresas subcontratadas llegaban a asumir como propio el personal de la contratante, no estaba pensado para abaratar salarios. Su fin era mejorar la eficiencia. Pero el clúster dio el salto y se pasó a subcontratar las tareas básicas, porque ello aseguraba una contención de los salarios, al inicio, para posteriormente asegurar una reducción de los mismos, con el consiguiente aumento del margen que permitía lograr dos objetivos, mejorar el margen final de la empresa contratante y aumentar la renta del clúster.

Sé que algunos pondrán el grito en el cielo por esta formulación sobre el clúster de rentas, pero ocurre en muy diversos ámbitos, incluido el sector público, los partidos políticos, las organizaciones sociales y las ONG’s, con el beneplácito de las auténticas élites que ven en el clúster el aliado natural para aumentar sus rendimientos. Olvídense de la robotización como problema, el problema es el clúster.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Un comentario en “clúster de rentas

  1. Nuria Sanchez Moreno

    Querido Pedro:

    Yo te diría que el clúster tiene creo yo más afecciones. Avaricia, Codicia, Autismo Social, todo ello en de forma desmedida.

    Pero el clúster yo creo que no solo existe para las élites, o al menos, hay mucha población que se considera en una situación de privilegio y con una gran deshumanización, permite para el otro, algo que de momento incluso le pone a él en mejor situación. Cuantas empresas tienen en sus plantillas realizando trabajos de igual capacitación a compañeros de empresas externas. Y los externalizados son ignorados no solo por las élites, sino por sus iguales . Y ES LO QUE HAY. (borreguismo, esta frase es un icono para ellos).

    Hay una quiebra social actualmente de primer nivel. Los baby boom, los niños de oro, vinieron en masa en un gran momento para la economía, les dio formación, lujo, y desunión. Trajo esta situacíón muchas prejubilaciones y pocos nacimientos. Y estos niños eternos ni les interesa ni van a mantener mayores, ni se van a molestar en criar niños.

    Ese estado de desconcienciación humana de la franja de edad de 38 a 48 años, el buen vivir que han creído tener los millones de prejubilados, y todos mirando su ombligo ha ayudado en todo, a la consolidación de los clúster.

    Y en esta situación, los que ya están fuera del sistema que decisión tomaran, de su unión, de su fuerza y de su buen hacer podría llegar alguna esperanza.

     
    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *