¿funciona el mercado?

 

¿hay paro?

Perdonen el atrevimiento de la pregunta. La semana pasada me enteré por un blog, MadridMerece, de un esperpento que se ha producido con una convocatoria de puestos de trabajo en el Ayuntamiento de Madrid. La citada entidad publicó, en su Boletín Oficial (BOAM) en el mes de septiembre pasado, una convocatoria de 9 puestos de ingenieros superiores o arquitectos o ingenieros técnicos o arquitectos técnicos. Es decir, una convocatoria muy abierta en lo que a requisitos técnicos se refiere. Conviene hacer aquí un paréntesis y referir que el Ayuntamiento de Madrid lleva publicadas un sin fin de convocatorias de puestos de trabajo desde el mes de junio, vamos que es oportuno estar pendiente del BOAM y no solo por aquellos que estén en paro, sino por todos aquellos que se consideran subempleados, que son muchos.

Pues bien, la citada convocatoria ha quedado desierta por falta de candidatos. Así, como lo están leyendo, por falta de candidatos, por incomparecencia de los posibles aspirantes. Y uno, que está convencido que la economía de mercado brilla por su ausencia en muchos ámbitos de este país, se pregunta ¿No hay ingenieros superiores o arquitectos o ingenieros técnicos o arquitectos técnicos en paro o subempleados?, ¿Cómo es posible que haya quedado sin aspirantes una convocatoria tan interesante? Si nos fijamos en la información del blog, la convocatoria daba de plazo hasta el 26 de septiembre y el desierto no se ha anunciado hasta bien entrado el mes de diciembre ¿no merecía la pena reaccionar con antelación y dar cuenta a los medios de comunicación del fiasco?

Ayuntamiento de MadridPorque no se conoce medio alguno que se haya hecho eco de la noticia. Como algunos de ustedes sabrán, en periodismo se dice que el que un perro muerda a una persona no es noticia, la noticia es que una persona muerda a un perro y por ello me pregunto ¿no es noticia que con casi 5 millones de parados, según la EPA, y un 23% de paro entre aquellos que poseen estudios superiores, nadie se haya presentado a esta convocatoria? Porque las noticias que nos suelen dar hablan del elevado número de candidatos en ciertas oposiciones (el perro muerde a la persona) y de esta carencia de candidatos (la persona muerde al perro) nadie nos habla.

Como dicen en el blog citado, algo no funciona en el mercado laboral español para que se quede desierta por falta de interesados una convocatoria de empleo de esta naturaleza. Pero, es más, el Ayuntamiento de Madrid debería reflexionar sobre ello para descubrir si se han producido errores en el proceso y proceder sin más dilación a corregirlos. Cuando en un mercado existen demandantes insatisfechos o desabastecidos y, al mismo tiempo, oferentes que no encuentran adquirentes, se dan alguna de estas dos posibles alternativas, o no estamos en un mercado o éste está intervenido en grado sumo y la oferta no guarda relación con la demanda ¿Cuál de las dos alternativas se están dando en el caso que comentamos?

¿faltan viviendas?

Al hilo de la publicación por el Instituto Nacional de Estadística (INE) de los datos del Índice de Precios de Vivienda, del tercer trimestre de 2015 y con base en 2007, ya han vuelto a aparecer los voceros que alientan el mercado inmobiliario, a lo mejor porque piensan que es nuestra salvación y lo ocurrido estos años de atrás no tuvo que ver con ello. Todo el mundo se hizo rápido eco del aumento, aquí, aquí y aquí. A cuál más estentóreo en su apreciación. Y todo eso sin hablar de lo importante, se trata de un número índice, con base en 2007, que nos dice que los precios se habían sumido en la oscuridad del pozo.

Muchas veces he comentado en el blog que no podemos estar tan pendientes, o únicamente, de las tasas de variación de un periodo con relación a otro anterior, pues ello, inevitablemente, nos llevará a cometer errores de apreciación sobre el comportamiento real del mercado, en este caso del de viviendas. Aún recuerdo aquél artículo que hablaba de la prudencia que había que aplicar al manejar estadísticas sobre enfermedades raras, poco frecuentes, porque si un año se daba un caso y al siguiente dos, alguien podría hablar de un aumento del 100%, sin reparar en la intrascendencia de la supuesta enfermedad, y titular una noticia con tintes de alarma. Por eso les recomiendo la lectura de este artículo de Ángel Laborda en el diario El País, aunque al final del mismo viene a sucumbir, por influjo del lado oscuro de la fuerza, y defender la importancia del sector de la construcción de viviendas para nuestro futuro económico. Pero pone ciertas cosas en su sitio.

Un número índice es un instrumento matemático que nos permite ver la evolución de una variable con relación a un dato base, previamente elegido, al que damos el valor 100. Los números índices nos permiten comparar el comportamiento de variables distintas en un mismo periodo del tiempo. Por ejemplo, nos permiten comparar la evolución del precio de los hoteles con el incremento salarial de los trabajadores del sector (les informo que es muy desigual y en perjuicio de los trabajadores)

Pues bien, el número índice del que nos ha informado el INE nos dice que el precio de la vivienda está, al final del tercer trimestre de 2015, y con relación al que había a finales de 2007, en el 67,8, siendo del 76,8 en el caso de las viviendas nuevas y del 60,9 en el de las viviendas usadas. Lo anterior quiere decir que el precio de la vivienda ha caído en un 32%, aproximadamente, respecto de los máximos alcanzados aquél alegre 2007. Ahora bien, como dice Ángel Laborda, existiendo el stock de vivienda sin vender que tenemos, ya sea nueva o de segunda mano, que incluye viviendas nuevas pero que han sufrido una transmisión, no es de recibo estos últimos incrementos de precios.

Solares sin edificar en MadridA pesar de lo dicho por el Director de Coyuntura de FUNCAS en su artículo, existe mucho suelo en el interior de Madrid, por ejemplo, sin edificar, que no justifica los incrementos aludidos. Lo mismo que ocurre en otras ciudades importantes. Y si vamos a ciudades medias el problema es inexistente pues sobran viviendas por doquier. Y mientras el stock de viviendas sea tan importante no es racional que suban los precios de esta manera. También en este ámbito el mercado brilla por su ausencia y algo habrá que hacer para que ese mercado funcione.

El aumento de la competencia por un adecuado funcionamiento de los mercados es vital para el futuro del país. Y créanme si les digo que este es un argumento fundamental a tener en cuenta en las elecciones generales convocadas para el día 20. Y para que haya mercados ha de haber competencia y para eso es necesario ser competente, sin olvidar que la nuestra es una economía social de mercado. Y sí, tenemos paro, excesivo. Y sí, hay viviendas y no nos merecemos un nueva burbuja.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.