un INEM de lujo

 

Alguno pensará que la llegada de la calor ha alterado mis neuronas y he perdido la cordura, aunque sea temporalmente, nada más lejos de la realidad. De momento la mente funciona correctamente, lo que ocurre es que he descubierto una empresa que actúa como una especie de INEM, pero de lujo. Y lo llamo INEM porque el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), organismo adscrito al Ministerio encomendado a la virgen, se dedica a cosas más serias que las que voy a contarles.

En el año 2012 el Gobierno decidió poner en marcha una empresa, algunos pensamos que es una caja negra o pozo sin fondo, a la que llamó SOCIEDAD DE GESTIÓN DE ACTIVOS PROCEDENTES DE LA REESTRUCTURACIÓN BANCARIA, S.A., más conocida por sus siglas, SAREB, y que los ‘malvados’ denominan banco malo. Era un lugar en el que se acumularían una parte de los activos relacionados con aquello que se llamó “crisis del ladrillo” y que se llevó a las cajas de ahorro del país por delante.

Una especia de almacén temporal de residuos financieros e inmobiliarios tóxicos. Que iba a ser gestionado con principios de prudencia, transparencia, eficiencia y otras encias, para mayor gloria del sector financiero y que en palabras de su ideólogo y mentor no solo no le costaría un duro al país sino que le iba a proporcionar una rentabilidad del 15%, aquí pueden consultar sus declaraciones. Y digo que es un almacén temporal porque su vida está tasada en 15 años, según los estatutos que se aprobaron en su momento. Sin olvidar que el Estado, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) tiene el 45,01% del capital social y no puede alcanzar ni tan siquiera el 50%, lo que permite que no compute en déficit ni deuda lo que aquí ocurra.

Sede de SAREB

Sede de SAREB

Pues bien, el Consejo de Administración del almacén temporal de tóxicos ha aprobado en marzo de 2016 una operación de reducción y ampliación simultánea de capital, de las denominada acordeón, que ya le supuesto al Estado registrar una pérdida de 1.100 millones de euros y tener preparados otros 285 millones para lo que pueda venir en breve. Y es que el pozo SAREB tiene registradas pérdidas a efectos fiscales a 31 de diciembre de 2015 por importe de 3.169 millones de euros. Vamos, a razón de más de 1.000 millones por año, eso que vulgarmente se llama una brillante gestión.

De esta caja negra ya he hablado con anterioridad porque las decisiones que adoptaba y los costes que asumía me parecían desorbitados y, lo más lamentable, es que todo ello se produce con una gran complacencia general de expertos y analistas. Tan solo en una ocasión vi coincidir la crítica en un medio con un análisis mío anterior. Aquí mi análisis y aquí la noticia publicada. Pero claro, como no se pone coto al problema la bola va en constante aumento y no sabemos en donde va a terminar el dislate. Y es que nadie puede entender que casi 4 años después de puesta en marcha la sociedad, amén de otras cuestiones que ahora abordaremos, la plantilla de la SAREB no se haya estabilizado y siga manteniendo esos altos niveles retributivos, fuera de cualquier lógica de mercado.

A 31 de diciembre de 2014 la plantilla total era de 314 personas y un año después, 31 de diciembre de 2015, había pasado a ser de 352 personas, un aumento del 12% ¿De verdad el volumen de actividad de la SAREB había aumentado, al menos, en esa proporción?, ¿Tan saturado está el personal de la SAREB que no disponen de capacidad para absorber incrementos de actividad sin aumentar la plantilla? Pero es que la actividad no ha aumentado, en el ejercicio 2015 la cifra de negocios de la SAREB fue de 2.202 millones de euros, en el ejercicio 2014 fue de 3.313 millones de euros, una reducción, repito, reducción, del 33%. Pero es que esta entidad se nutre de los activos, financieros e inmobiliarios, que le fueron traspasados por un conjunto de entidades financieras, fundamentalmente en 2013, y ya no adquiere más, por lo que ¿cuáles son las causas para estos aumentos de plantilla?

Veamos en el siguiente cuadro la evolución de la plantilla de empleados y de la alta administración de la empresa entre 2012 y 2015, con indicación del salario medio de ambos grupos. Todos los datos han sido obtenidos de las cuentas anuales de la SAREB publicadas en su página web. Hablamos de salarios, no de coste de personal,

PersonalSareb20122015Unos salarios medios de casi 100.000 euros anuales por empleado y si son de alta administración de casi 250.000 euros anuales por persona ¿Pueden decirme en qué centro de investigación español se perciben esos salarios medios?, ¿conocen alguna empresa de alta tecnología con estas retribuciones medias? Yo no conozco ninguna. Y eso sin vender. Porque ni los empleados ni los directivos de la SAREB venden. La venta estuvo inicialmente encomendada a las entidades en crisis que cedían los activos y a partir de 2015 a los denominados ‘servicers’, gestores para Cervantes. Y estos cobran por su gestión, no crean que es gratuita. En el año 2015 las comisiones de comercialización abonadas por la SAREB ascendieron a 221 millones de euros, algo así como el 10% de la cifra de negocio.

Pero es que todo sorprende en esta caja negra o pozo sin fondo o almacén de residuos tóxicos, como quieran llamarlo. Con menos activos, con menos deuda y con menos cifra de negocio en 2015 que en 2014, los honorarios percibidos por los auditores en 2015 fueron casi el doble de los percibidos en 2014.

Y no se olviden, los pasivos de la SAREB, las deudas, ascienden a 50.000 millones de euros, aproximadamente, y si no puede pagar la sociedad, las pagaremos entre todos, porque esa deuda cuenta con la garantía irrevocable del Reino de España, como pueden comprobar en las páginas 132 y 134 de las cuentas anuales de la SAREB, de las que les dejo el enlace por si tienen dudas o curiosidad.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *