¿gastar con reglas?

 

En el anterior artículo les aseguré que les hablaría de la, mal llamada, regla de gasto que la conocida Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha utilizado hace poco para desarrollar una campaña de propaganda en favor de su tutor y mentor. Autoridad que no manda, depende del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y no es responsable de nada en materia fiscal, entre otras razones porque lo suyo no son los impuestos. En el mundo de la hacienda pública hay muchas partes, lo fiscal es una de ellas, no la única.

Pero volvamos a la cuestión de la regla. La, mal llamada, regla de gasto, es una norma importada de la Unión Europea (UE) y es consecuencia de los protocolos por déficit excesivo que, desde hace unos años, se han puesto en marcha en el ámbito europeo. No es estrictamente una creación nuestra. Su puesta en marcha aprovecha la revisión en 2010 del Sistema Europeo de Cuentas (SEC) que actualizó las normas de contabilidad nacional aplicable en los países de la UE. Sistema que, por ejemplo, nos indica que hay que incluir lo gastado en prostitución en el cálculo del PIB, lo que supone un gran avance en transparencia pues ayudará a conocer la evolución de la actividad hormonal de los países, siempre y cuando se deduzcan los consumos transfronterizos, como los de la Jonquera (Girona) y otros lugares de paso.

Página web de la AIReF

Página web de la AIReF

La regla de gasto, fijada en el artículo 12 de la Ley Orgánica 2/2012, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, no habla de en qué se puede gastar, ni habla de cuándo se puede gastar, habla de aumento o disminución del gasto. Porque con la regla en la mano el gasto de una administración pública podría reducirse de un ejercicio a otro. Esta norma determina cuánto puede variar el gasto público, eso sí una vez que el gobierno ha decidido cuál va a ser la variación del PIB de medio plazo de la economía. La verdad es que el texto legal habla de crecimiento ¿significa que si lo que se prevé es una disminución del PIB no se tendrá en cuenta la norma? Yo creo que también, pero siguiendo la tradición solo hacemos normas que hablan de crecimiento y no de comportamiento, como sería más lógico. Pero la lógica brilla por su ausencia, ya saben que la filosofía sale de las escuelas.

Y, los lectores más avispados, habrán detectado el truco del almendruco en que se basa la regla de gasto, es el gobierno el que determina el valor de referencia, la evolución del PIB de medio plazo. Que no hablamos de la estimación del PIB para el ejercicio siguiente, hablamos de la tendencia a medio plazo.

Lo primero es que ahora entenderán por qué mi insistencia en decir lo de mal llamada, porque de lo que nos están hablando es de la variación, no de una norma sobre la aplicación funcional del gasto. Entre otras razones porque dicha aplicación, en qué gastar, viene determinado por las normas competenciales de cada administración pública y algunas de estas normas, además de tener rango de ley orgánica, forman parte de lo que se denomina bloque de constitucionalidad. De ahí que el Acuerdo de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, a propuesta de los Ministros de Hacienda y Administraciones Públicas y de Economía y Competitividad, de 20 de noviembre sobre medidas para garantizar en la Comunidad Autónoma de Cataluña la prestación de los servicios públicos en defensa del interés general, esté amenazado de inconstitucionalidad.

En definitiva, la regla de gasto es un mecanismo para determinar cuánto gasto podrá ejecutarse en los próximos ejercicios en función de la evolución prevista del PIB a medio plazo por el gobierno, sin tener en cuenta en el cálculo de evolución a algunos gastos (intereses de la deuda, seguro de desempleo y gasto financiado directamente con ingresos de otras administraciones) y considerando las decisiones que se adopten sobre la recaudación fiscal, al alza o a la baja. Sorprende que la AIReF no haya dicho nada sobre las reducciones fiscales anticipadas por el gobierno en 2015 y las ya aprobadas para 2016, porque, uno que no sabe mucho de esta materia, lo que observa es que la deuda de las administraciones públicas crece y crece y crece, en la misma medida en que duran las famosas pilas. Pero es que la Administración Central del Estado tiene déficit primario. Es decir, los ingresos no cubren los gastos antes de tener en cuenta los intereses de la deuda. Y a todo esto ¿nada tiene que decir la AIReF? Porque no olvidemos que la regla de gasto también obliga a la Administración Central.

Evolución del gasto público, computable y observado, según la AIReF

Evolución del gasto público, computable y observado, según la AIReF

Pero es que el estudio propagandístico que la AIReF hizo llegar el 20 de noviembre no explica el método de cálculo del gasto computable de cada ejercicio en el periodo estudiado ni los efectos de las normas de recaudación aprobadas ni el efecto de las reducciones de gasto aplicadas. Solo traza rectas e incorpora frases, más o menos curiosas en el breve texto publicado. Porque para llegar al mensaje publicitario le basta con 6 páginas.

La verdad es que también publica un documento divulgativo sobre la regla de gasto, con ejemplos de cálculo y todo, un poco más extenso, 22 páginas, tampoco había que herniarse, en el que ya nos dice alguna cosa más. Y aparecen datos curiosos, que no han merecido comentario de ningún medio de comunicación ni de expertos sobre ello. Como yo no soy experto, simplemente voy a hacer una simple pregunta, con relación a la validez del modelo legal. Según el gráfico de la imagen la evolución del gasto público observado es menor en todo el ciclo 2012-2015 que el gasto computable según la regla de gasto ¿por qué la deuda pública computable según el protocolo de déficit excesivo ha pasado en dicho periodo del 69,5% al 99,5% del PIB?

Mucho gasto sin regla ha ejecutado un gobierno que no puso en marcha la AIReF hasta 2014.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *