competencias financieras

 

El viernes 25, oculta por la más rabiosa actualidad, se produjo la presentación de los resultados de la Encuesta sobre Competencias Financieras 2016 (ECF16) que han llevado a cabo el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores con el apoyo del Instituto Nacional de Estadística. Dicho lo cual no significa que los medios no se hiciesen eco de ello, pero de manera limitada, aquí, aquí y aquí.

Nadie se ha percatado de que la actualidad del viernes 25 estaba, en parte, solo en una pequeña parte, relacionada con la ECF16. Y es que, si la población fuera más competente, financieramente hablando, es muy posible que ciertas cosas no se produjeran o fuesen de mucha menor envergadura. Porque para ser competente en la materia hay que ser consciente de que todo cuesta, de que nada es gratis, por mucho que algunos se empeñen en vendernos lo contrario. Vamos, que, por poner un ejemplo cualquiera, no es posible un mayor gasto público al tiempo que se bajan los impuestos. Como no es posible aumentar el nivel de vida con salarios inferiores, por mucho que baje el coste de los productos que necesitamos para vivir.

 La ECF16, representativa de todo el territorio español y de cada una de sus comunidades autónomas, mide el conocimiento y la comprensión de conceptos financieros de la población española entre 18 y 79 años, así como la tenencia, adquisición y uso de distintos vehículos de ahorro, deuda y aseguramiento. Y al formar parte de la Red Internacional de Educación Financiera, coordinada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), es comparable con los resultados obtenidos en otros países.

Hay que leer detenidamente los resultados para obtener las adecuadas conclusiones al respecto, pero debo empezar por decir que, comparativamente con la media de los países de la OCDE o de la Unión Europea (UE), no salimos muy bien parados pues estamos por debajo de la media, lo que resulta preocupante, al tiempo que aleccionador. Quizá esa falta de competencias financieras esté muy relacionada con nuestro sistema educativo que, al tiempo que nos enseña cuales son los ríos del país, debería enseñarnos ciertos conceptos necesarios para ser ciudadanos competentes. Porque resulta descorazonador que más de la mitad de la población no sepa que es el tipo de interés compuesto o que es la diversificación del riesgo. Y no crean que es fruto del nivel de estudios alcanzados, que de aquellos que tienen estudios universitarios, solo el 53% sabe que es el tipo de interés compuesto y el 60% la diversificación del riesgo. De la misma manera que tienen una mayor competencia financiera adultos de entre 45 y 64 años que los que están en el grupo de 18 a 34 años, este fenómeno me lleva a hablar del sistema educativo, parece que esos conocimientos deban adquirirse fuera de él.

Si analizamos los datos por comunidades autónomas nos llevamos la sorpresa de que los ciudadanos con mejores conocimientos son aquellos que residen en Aragón, como también son los aragoneses los que, proporcionalmente, más han ahorrado en los últimos 12 meses. Y hablo de sorpresa porque seguro que muchos esperarían que comunidades autónomas con más nivel de renta o con un nivel educativo más alto encabezaran la clasificación, pero no ha sido así y creo que los autores del trabajo deberían investigar las razones. Como también es digno de estudio las muy diferentes maneras que usan los hogares de las distintas comunidades autónomas para financiarse cuando incurren en más gastos que ingresos.

Además de las competencias, la ECF16 informa sobre el acceso al crédito de los hogares y pone de manifiesto las dificultades para acceder al mismo en función del nivel de renta, al 14% de aquellos con un nivel de renta inferior a 14.500 euros no se lo concedieron o ni siquiera lo pidieron sabiendo que no se lo concederían; porcentaje similar a los que se lo negaron al no tener la vivienda en propiedad. Y esta información sobre el crédito es importante en un país donde el 28% de la población reconoce que los gastos han superado a los ingresos en algún momento de los últimos 12 meses, situación harto frecuente (44%) en hogares donde la renta es inferior a los 14.500 euros. La comunidad autónoma en la que menos se ha dado que los gastos sean superiores a los ingresos en algún momento de los últimos 12 meses es el País Vasco con el 16%, seguida de Aragón con el 20%. Curiosamente esta situación se produce en mayor medida en las dos comunidades insulares, Baleares y Canarias, ambas con el 36%.

Citaré por último que la ECF16 incluye un capítulo para analizar lo que denomina ‘vulnerabilidad económica del hogar’, aspecto en el que la renta de los hogares en cuestión es fundamental para determinar esa vulnerabilidad, pues cuando los niveles de renta del hogar son inferiores a 14.500 euros anuales, el 15% de los mismos no sobreviviría más de una semana si perdiera su fuente de ingresos principal y el 30% no superaría el mes. La caída de dichos porcentajes es muy significativa en los siguientes tramos de renta. También en este aspecto las diferencias entre comunidades autónomas son importantes. Vuelve a destacar Aragón como la comunidad autónoma en la que un mayor porcentaje de población podría superar los 6 meses si perdiera su fuente principal de ingresos sin necesidad de acudir al endeudamiento.

La encuesta pone de manifiesto, en mi opinión, un bajo nivel de formación financiera, altos porcentajes de vulnerabilidad financiera en los hogares y una demostración más de la dualidad que se producen en algunos territorios que aúnan al tiempo altos niveles de renta con altos niveles de vulnerabilidad. Nada de todo ello es bueno para el país. Y también pone de manifiesto que algunos de los convencionalismos sobre el uso del dinero que teníamos con relación a los ciudadanos de determinadas zonas de España saltan por los aíres.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.