deuda pública… (2)

 

… aclarando conceptos

El día anterior me despedía hablando de almacenes que se llenan y créditos que se gastan, de si hacía falta el 135 original o el modificado y terminaba preguntándoles ¿entienden por qué la deuda pública es un asunto tan importante?

En nuestro país no está generalizado el sentimiento de que los bienes públicos son de todos los ciudadanos y no de los gobernantes o de los funcionarios de las distintas administraciones públicas, aunque algunos de los primeros hablen del aeropuerto del abuelo. Y no está generalizado porque no tenemos la percepción de que esos bienes públicos los hemos pagado con nuestros impuestos o con deuda que habrá que devolver a los prestamistas, también con nuestros impuestos.

En un estudio en el que participé hace muchos años, aprendí que los bienes públicos cuyo uso era aparentemente gratuito, se dañaban con más intensidad que aquellos otros que conllevaban el pago de alguna tasa, para acceder a los mismos. Es cierto que no se puede generalizar, sin más, y que con el transcurso de los años, las sociedades más avanzadas aprenden a valorar en su justa medida esos bienes públicos como algo propio. Pero repito, creo que aún no es el caso de España en términos generales. Como entrar a la pista de baloncesto del barrio no cuesta, nos parece que es gratis, como llovida del cielo.

La disociación temporal entre el momento del pago del tributo y el momento en que percibimos el servicio público o accedemos al bien público, dificulta la comprensión de que ambos acontecimientos van unidos en realidad. Es fácil valorar que una camisa, por ejemplo, tiene un coste; ya que para poder acceder al uso de la misma debemos pagar su precio en ese momento, intercambiamos el bien por dinero. Cuando circulamos por una autovía no estamos asociando el IVA pagado al adquirir la gasolina, ni el impuesto de circulación que abonamos al comprar el automóvil, impuestos con los que se construye esa carretera tan estupenda. Si asociar el pago de impuestos con los bienes públicos a los que accedemos es difícil, imaginen si el pago del bien público se hace con deuda, que habrá que pagar a lo largo de varios años. La deuda termina siendo un problema del gobernante y del funcionario. Pues no, la deuda es un problema nuestro y muy nuestro. No quiero que me llamen pesado, pero las deudas hay que pagarlas. Y sepan que, de una u otra forma, se terminan pagando.

Por eso es importante saber qué debemos, a quién se lo debemos y qué nos cobran por ello. Hay niveles de deuda preocupante y otros no, depende de que relación guarde con el número de los que tendremos que hacer frente a la misma y de los ingresos que confiamos tener entre todos. Por ejemplo, tenemos un municipio en España que con 87 habitantes tiene una deuda municipal de 537.000,0 euros, aproximadamente, lo que significa que a cada vecino le corresponden 6.173,0 euros y por otro lado tenemos un municipio en el que a cada uno de los más de 3.200.000 habitantes les corresponden 2.193,7 euros, que suponen más de 7.000 millones de euros de deuda. Estas cifras ya empiezan a marear a cualquiera.

Como de costumbre no quiero influenciarles en sus juicios, prefiero que saquen las oportunas conclusiones por ustedes mismos. Pero si se me escapa algún juicio de valor, espero que sabrán disculparme. Y para que puedan opinar con conocimiento de causa, además de los datos de ayer, les voy a ofrecer una serie de tablas con datos de la deuda autonómica y local de una serie de municipios significativos por unas u otras razones.deudacap2

Las referencias siempre son a la deuda por habitante. Lo primero que llama la atención es que el municipio de Bilbao casi no tiene deuda municipal, el único de todo el grupo de capitales de provincia y comunidades autónomas. Lo segundo es que el municipio con mayor deuda, exclusivamente municipal, es Jaén, seguido a cierta distancia del de Madrid, que son los únicos que superan los 2.000,0 euros por habitante. El siguiente grupo, más de 1.000,0 euros y menos de 2.000,0 euros de deuda por habitante, exclusivamente municipal, lo forman León, Cádiz, Huelva, Tarragona, Zaragoza, Málaga, Cuenca, Valencia, Granada y Mérida. No obstante si añadimos la deuda autonómica y la de otros entes locales, la lista la encabezan las cuatro capitales de provincias de Catalunya, seguidas de Valencia, Palma de Mallorca y Castellón. El viento de levante sopla fuerte. Por la parte baja de la tabla y dejando a parte el caso de Bilbao, están Cáceres, Badajoz, Las Palmas. Santa Cruz de Tenerife y Oviedo. El ranking es casi el mismo cuando añadimos la deuda autonómica. ¿Quiere decir esto que hay zonas en España proclives a mirar con recelo la deuda y otras no? Probablemente haya algo de eso, pero también hay algo relacionado con que, muy posiblemente, algunos piensan que la deuda “ya la pagará alguien, especialmente papá-estado”.

Como sé que aún hace calor y no quiero consumirles, por exceso de cocción, vamos a terminar este repaso a la deuda con los datos de los 50 municipios de más de 50.000 habitantes con mayor nivel de deuda por habitante, incluyendo deuda local y autonómica.deudamas50

En este grupo de municipios, formado en total por 94 entidades, empezamos a ver que el nivel de endeudamiento está más acusado. Si hablamos exclusivamente de deuda municipal, la lista de los de más de 2.000,0 euros por habitante está formada por Gandía, Parla, Reus, Jerez de la Frontera, El Ejido, Arganda del Rey y Benalmádena. El de menor deuda municipal es Barakaldo. Pero si tomamos en consideración la deuda local y autonómica por habitante, la lista se concentra en el levante, de los 30 primeros lugares, 19 son de Catalunya y 9 son de la Comunitat Valenciana, lo que demuestra el importante peso de la deuda autonómica de estas dos comunidades autónomas en el cómputo.

De los restantes municipios los más preocupantes son Moraleja de Enmedio, con más de 4.000,0 euros de deuda municipal por habitante, Navalcarnero, con casi 3.500,0 euros y El Vendrell, Totana, Moià, Valverde del Camino, Cunit, La Muela, Los Barrios, Albox, Castell-Patja d’Aro, Finestrat y L’Ametlla de Mar, todos ellos con más de 2.000,0 euros de deuda municipal por habitante.

Cuando lleguen las próximas elecciones municipales pregunten por la deuda de su municipio, a cuanto asciende, qué cuesta y a quién le deben. Pero sobre todo, pregunten con que se pagarán las propuestas que les hagan los distintos contendientes.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Un comentario en “deuda pública… (2)

  1. Rafael García Ocaña

    Cierto es y demostrado queda que aquello que se da gratuitamente y sin necesidad de esfuerzo para lograrlo no solamente la persona no le da el valor económico o de utilidad que tiene, sino que además el usuario es poco respetuoso en su disfrute.
    Pero esto que es aplicable al conjunto de ciudadanos que durante décadas han abusado del sistema de “calidad de vida”, aplicando a menudo la picaresca y el descaro, es también imputable a la casta política que sin oficio y mucho beneficio no conocen el valor de gobernar a un pueblo y del significado de las palabras Derechos y Deberes.
    No hay que ser apocalípticos, pero sí realistas y los datos son los que son. Es bueno promover una conciencia social en el que el bienestar del colectivo ciudadano es la suma de todas las actitudes y acciones que cada uno hace.
    Y que cada uno pague la cuenta de lo que debe en el bar, en el banco, com la justicia,…darle a cada cosa lu lugar y su valor. Hay que reeducar al consumidor.
    Tiene razón en todo Pedro.

     
    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *