deuda

Pedro Luis Egea Vega    15 junio, 2015    2 comentarios en deuda
 

Mientras se negociaban los acuerdos necesarios para conformar los gobiernos municipales en las principales ciudades del país, pues en casi ninguna de ellas se han registrado mayorías absolutas, el Banco de España nos daba a conocer un avance sobre la deuda de las administraciones públicas (AAPP) al término del primer trimestre de 2015. Para la mayoría de los medios de comunicación ha pasado desapercibida la información, salvo alguna reseña en algún pequeño hueco. Muchas páginas dedicamos al seguimiento de la actividad inmobiliaria, a la evolución del precio de la vivienda, a las operaciones de las SOCIMI (sociedades anónimas cotizadas de inversión inmobiliaria), pero a la deuda de las AAPP ninguna atención.

Lamentablemente el país, pues los medios dicen reflejar la opinión de los ciudadanos, sigue instalado en el ladrillo. A lo mejor no representan opinión alguna y es cierto aquel aserto de que no conviene identificar opinión pública con opinión publicada. Pero el caso es que la actividad constructiva nos absorbe. Dicen que los jubilados gustan de pasear y detenerse a mirar las obras, las edificaciones en marcha; a algunos se les ocurre hacer bromas con ello. Quizá lo que les ocurre es que les gusta ver actividad, eso que antaño se llamaba laboriosidad. Y en España la única laboriosidad que llama la atención de los medios es la del asfaltado de algunas calles. Por cierto, espero que, aprovechando el cambio, se ponga en marcha alguna campaña urgente en Madrid para que los motoristas no se dejen la crisma en sus calles por el estado de la calzada de las mismas.

Pero la actividad de endeudamiento continúa, esta sí que es laboriosa. Según el Banco de España al finalizar el mes de marzo de este año, las AAPP debían, en su conjunto y según el Protocolo de Déficit Excesivo (PDE) la friolera de 1.046.192 millones de euros, más de 1 billón, cifra mágica que se superó por primera vez hace justo 1 año. Realmente los pasivos en circulación son mayores, más de 1,5 billones, solo que una parte de ellos no se incluyen en el cálculo citado que está elaborado con normas de la Unión Europea. De esa deuda, 240.411 millones corresponden a las comunidades autónomas (CCAA) y 38.302 millones a las corporaciones locales, en la que se incluyen los 6.000 millones de euros que debe el Ayuntamiento de Madrid.

Aparentemente esta deuda ha dejado de ser un problema pues su coste se ha reducido drásticamente y ello desde que el Banco Central Europeo (BCE), por boca de su presidente, manifestó allá por julio de 2012 que haría “todo lo necesario para apoyar al euro” y más efectivamente a partir del último trimestre de 2013 en que empezó a actuar en los mercados de deuda. Pero las deudas hay que devolverlas y en un escenario deflacionario, desde hace más de 2 años, se vuelve un problema aún mayor por el incremento de su valor real. Es lo de menos, en estos momentos, si la deuda es con el sector residente o con el no residente, sabiendo que tiene más peso el sector residente, lo importante es que la deuda está ahí y debe ser atendida. En el cuadro que sigue pueden ver que no todos los deudores autonómicos son iguales.

DeudaCCAA1T15Tres factores exógenos, caída del precio del petróleo y de otras materias primas, depreciación del euro y caída de la prima de riesgo, por la decidida intervención del BCE, podrían explicar más del 60% del incremento del PIB (Producto Interior Bruto) en los 3 últimos trimestres, es decir no está en nuestras manos el control de esos factores y por tanto la más mínima alteración negativa en uno solo de ellos puede volver del revés la aparente bonanza. Y en esta idílica posición, que no situación, debemos recordar que la deuda sigue ahí. Los expertos dicen que una subida de tipos de interés por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos es inminente, lo que ya está afectando a los mercados de deuda con el consiguiente encarecimiento del coste de la nuestra.

Nuestro crecimiento actual se basa en turismo, comercio, construcción y gasto público. Ya sé que algunos echarán en falta la actividad industrial, cuyo crecimiento era debido a las exportaciones, pero en este sector lo que se recupera, básicamente, es el nivel de actividad por aprovechamiento de la capacidad instalada con un limitado crecimiento del empleo. En este punto quiero citar que el sector económico con mayor crecimiento de los costes laborales en el último año ha sido el de administraciones públicas. Pues bien, ni el turismo ni el comercio ni la construcción son sectores de alto valor añadido y ello contribuye a salarios raquíticos que, a su vez, deprimen aún más la economía por reducción de la capacidad de consumo, menor recaudación fiscal, menores cotizaciones sociales, dificultando la financiación de las pensiones futuras, y expulsa del país a población formada y preparada.

No propongo que el estado se haga empresario, pues suele dar malos resultados, especialmente cuando los gestores son del cariz del megalómano alcalde de Madrid que endeudó a la ciudad sin ton ni son. Pero sí digo que en las circunstancias actuales debería existir un plan de financiación de proyectos vinculados con actividades de mayor valor añadido que el turismo, el comercio o la construcción, incluso de sub-actividades dentro de estos sectores, que aporten más valor a nuestra economía, ¿Pero quién las financiará con el nivel deuda pública al que hemos llegado?

Grecia es un problema para la Unión Monetaria, por su nivel de deuda y déficit. Pero no piensen que el dinero que ha apostado la Unión Monetaria ha ido a Grecia, ha ido a los bancos que habían prestado a Grecia. Ya hemos salvado a la banca española, para lo que el estado se ha endeudado; a la banca alemana, francesa y británica, para lo que los países que formamos la Unión Monetaria nos hemos endeudado, ¿No piensan que ya es hora de que nos endeudemos para poner en marcha proyectos de más valor añadido que permitan mejorar la base salarial del país?, ¿O solo tiene derecho a subirse el sueldo un 6% el Gobernador del Banco de España?

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

2 comentarios en “deuda

  1. Manuel Honrubia

    Con fondos europeos se debería emprender un “Plan Marshall” que interconectará la Europa del Norte con la del Sur: Eléctricos, gasisticos, férreos, etc.

     
    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.