emprendimiento

Si te gusta, comparte...

Mi amigo Juan, que de empleo y trabajo sabe un ‘poquito’ por aquello de haber sido funcionario del Ministerio de Trabajo durante unos cuantos años, me dedica un comentario amable sobre la anterior entrada del blog para, de forma sutil y conociendo que no rehuyo los retos, ponerme en un brete y pedirme que opine sobre la burbuja que, en su opinión, se está generando con el emprendimiento.

No he podido por menos que sonreir ante la sugerencia pues, sin él saberlo, me ha pillado de pleno. Hace un año decidí dar un giro a mi actividad profesional y abordar el campo de la formación. Y diseñé un curso de formación básica sobre temas económicos y financieros, al entender que es una materia ausente del catálogo de conocimientos básicos de los ciudadanos de este país. Ese curso del que verán, dentro de poco referencias en este blog, le pareció muy sugerente a todas las personas a las que le di a conocer la propuesta. Hace años que no tengo abuela, pero esas referencias que les doy son reales.

Y estando en ello, una persona que había leído sobre mi curso, vinculada al mundo de la formación, después de tener conocimiento de lo que dice la Ley de apoyo a los emprendedores, me dijo ¿por qué no diseñas un curso sobre emprendimiento para el profesorado? Y a ello me puse. Ya está diseñado. Y ahora estamos a la espera de que las autoridades educativas lo homologuen. ¿Qué puedo decirte Juan? Estoy metido en la vorágine del globo.

Pero niego la mayor. Entiendo lo que quiere decir Juan con la expresión burbuja y en parte estoy de acuerdo. La burbuja está en vender lo romántico de la aventura de crear una empresa, de los idílicos garajes que incluso pueden ser sugerentes, es una fiebre la de inventar o descubrir en un garaje. Pero esa no es la cuestión. En España ha habido grandes emprendedores que fracasaron aquí por los defectos estructurales del país, y algunos de ellos triunfaron fuera. Tal y como nos está pasando en estos momentos. Seamos humildes, pero reivindicativos de lo nuestro.

La burbuja del emprendimiento

Pero sí, se va a producir una burbuja de emprendimiento, que no de emprendedores. Porque estamos confundiendo ser emprendedor con ser autónomo. Estamos confundiendo ser emprendedor con abrir un comercio. Estamos confundiendo ser emprendedor con ser aventurero. Podría citarles el nombre de muchos españoles que fueron y son emprendedores y a los que les unen los rasgos que definen al emprendedor: curiosidad, afán por saber, prudencia para escuchar, tesón, atrevimiento, paciencia y humildad. De todos los que podría citar vienen a mi memoria tres nombres, Santiago Ramón y Cajal, Francisco Grande Covián y Santiago Grisolía. Quizá podríamos añadir a Arturo Soria, De la Cierva, Isaac Peral, Joaquín Costa o Monturiol.

Imagen de Santiago Ramón y Cajal

Imagen de Santiago Ramón y Cajal

Tienes razón Juan, estamos generando una burbuja, pero conceptual y de gestos. Lo que falta en este país es creer en nosotros y que despierten las personas y entidades que deben apoyar. En España casi no existen empresas de capital riesgo. En España no hay fondos de inversión de alto riesgo dedicados a financiar propuestas de futuro. Un Unamuno extraviado nos propuso, “que inventen ellos”, y así nos ha ido. Estamos generando una burbuja al dar a entender que las ideas surgen por generación espontánea.

¿Dónde está el apoyo de las entidades financieras y de los fondos de inversión a eso que se conoce como spin-off?, ¿Cuántas spin-off han surgido en España con tanta universidad pública y privada con las que contamos? En el curso que he preparado afirmo que “No se puede enseñar a emprender, como no se puede enseñar para que enseñen a emprender. De la misma manera que no se puede enseñar a inventar o a descubrir. Pero se puede despertar el espíritu.” Y el espíritu no se despierta con leyes, pero no está de más que se ponga negro sobre blanco que nos falta emprendimiento.

Fíjate Juan, y con esto termino, que, en España, una gran cantidad de las innovaciones en la aplicación de las nuevas tecnologías relacionadas con la información y la comunicación están siendo ofrecidas, en primer lugar, por la administración pública, ¿no te parece extraño?

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

2 comentarios en “emprendimiento

  1. Francisco Fernández

    No puedo negar que se me ha tocado la fibra, poner la imagen y hacer referencia a la figura de D. Santiago Ramón y Cajal (entre otros) en este articulo no podía ser más acertada. Parece que el tiempo no pasa y seguimos igual, D. Santiago tuvo que pagar de su bolsillo el viaje al congreso de la sociedad anatómica alemana en octubre de 1889 para presentar sus preparaciones micrográficas, una vez allí y hospedado muy llanamente tuvo que esperar varios días en la sala del congreso para presentar sus investigaciones, nadie lo hacía caso, el se acercaba e intentaba explicar su teoría sobre la comunicación neuronal hasta que su paciencia «infinita» se agotó, cogió del brazo al sabio más reconocido el Suizo Albert Kölliker y le OBLIGÓ a mirar sus preparaciones, Kölliker dijo: “Le he descubierto a usted, y deseo divulgar en Alemania mi descubrimiento”.
    Hoy en diciembre de 2014 conozco a un joven científico también Español de 28 años que trabaja en la investigación del cancer de colon, matricula de honor en sus estudios y ciudadano ejemplar, pues bien está terminando su trabajo gracias a una exigua Beca que apenas le deja poner la calefacción en su casa. A mi pregunta de cuales son sus planes de futuro me contestó que todos ellos pasan por desarrollar su actividad fuera de España, con lo cual creo que hemos evolucionado algo en algo más de 100 años, ahora si invertimos «algo» en formación, los buenos destacan por talento natural y al terminar se van fuera para que otros se aprovechen y después vendérnoslo muy bien envuelto.
    Recomiendo un libro de Cajal » El mundo visto a los 80 años » una faceta de NUESTRO SABIO, la humanista, al leerlo recordamos a Giner de los Ríos, Cosío, Zambrano……. (la lectura es de tremenda actualidad)
    Francisco Fernández Ortiz – Fotógrafo.

    Contestar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.