epa y aritmética

 

La Encuesta de Población Activa (EPA) es, según aseguran los expertos y debemos hacerles caso, la mejor referencia para hablar del paro, el mayor problema del país. Y no debe considerarse como chocante que la encuesta sobre población activa hable de paro, porque esta encuesta trata de activos, inactivos, ocupados y parados. Los parados son una parte de la población activa. Y este último dato, población activa, es muy importante para conocer el grado de desarrollo de un país. En España la última EPA, la del 3º trimestre de 2014, dice que la tasa de población activa sobre el total de habitantes mayores de 16 años es del 59,53%.

Gráfico obtenido de la EPA. Fuente: INE

Gráfico obtenido de la EPA. Fuente: INE

Perdón por el despiste, no les he dicho que la EPA es una investigación por muestreo (se elabora con base en encuestas que se realizan en una muestra de hogares, 60.000 aproximadamente), que se efectúa trimestralmente y desde hace 50 años. Por supuesto la elabora nuestro querido Instituto Nacional de Estadística (INE)

Y una vez obtenidos los valores absolutos de activos, inactivos, ocupados y parados, para obtener las tasas de actividad, 59,53%, y de paro, 23,67%, calculamos un porcentaje que no es más que el cociente resultante, multiplicado por 100, de dividir el número de personas que se declaran activos por el total de la población, en el primer caso, y de dividir el número de personas que se declaran paradas por el total de personas activas, en el segundo caso. Mis disculpas si piensan que les trato como a menores, pero es que hay que recordar, con frecuencia, que los juegos con valores relativos son delicados si no se tienen en cuenta todos los datos y el efecto que ciertos fenómenos pueden tener sobre la información que se maneja. Y es que escucha uno tantos cantos de sirena, que no le queda más remedio que entrar en un asunto tan aparentemente nimio como importante a la vez.

Una división la podemos expresar como una fracción en la que tenemos dos miembros, numerador y denominador. Sabemos que si en una fracción al numerador y al denominador los multiplicamos o dividimos por el mismo número, la fracción resultante es equivalente a la anterior, pero si lo que hacemos es restar ese número, entonces cambia y ya no es equivalente a la fracción original.

fracciónCompruébenlo conmigo, en la segunda fracción hemos restado 500.000 unidades tanto al numerador como al denominador, ya ven como cambia el resultado.

Pues bien, supongamos un país en el que la población activa es de 23.500.000 personas y los parados son 6.000.000 de personas, diremos que la tasa de paro es del 25,53%. Y, de pronto, en ese país imaginario disminuye la población, porque una cierta cantidad de sus habitantes decide abandonarlo, todos ellos de los que forman parte de su población activa, en concreto se marchan 500.000 activos, en ese caso la tasa de paro se ha reducido y ahora es del 23,91%. Es verdad, hay menos parados, pero también hay menos población activa. Este juego tan simple no corresponde a un país imaginario es una parte, muy significativa, de lo que explica la reducción de la tasa de paro en España. Una forma de reducción peligrosa.

Gráfico obtenido de la EPA. Fuente: INE

Gráfico obtenido de la EPA. Fuente: INE

La EPA viene reflejando cómo la población mayor de 16 años del país está bajando de forma continuada desde hace más de 2 años, en concreto en el último año móvil (octubre 2013 a septiembre 2014) la población de los mayores de 16 años ha disminuido en 74.100 personas y la población activa ha caído en 241.700 personas. Pero es que a esa disminución se une la ocurrida con anterioridad. La tasa de actividad está cayendo de forma continuada desde el 3º trimestre de 2012. No estamos resolviendo el problema de la ocupación en el país, estamos expulsando a los parados del país. De ahí la aparente incongruencia entre las tasas de actividad de los distintos sectores que casi no varían y la disminución del número de parados. Sin olvidar que el número de horas trabajadas no aumenta.

Gráfico obtenido de la EPA. Fuente: INE

Gráfico obtenido de la EPA. Fuente: INE

España ha resuelto a lo largo de la historia los problemas de paro, no aumentando la tasa de activos y ocupados, sino mediante la emigración. Esta tradición del país parecía haberse quebrado en los últimos lustros, pero el fenómeno ha vuelto y, como no hay planes de actividad, se va a quedar por mucho tiempo. En esta etapa de la historia esta expulsión de parados, por primera vez, tiene dos caminos. Por uno estamos expulsando a aquellos que vinieron a la llamada de empresarios que estaban encantados de “importar” mano de obra más barata, por el otro estamos expulsando del país a aquellos que habíamos preparado para, teóricamente, intervenir en una economía más desarrollada. No pueden continuar los cantos de sirena de que el paro está en vías de solución.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.