paro registrado

Hoy se han hecho públicos los datos de demandantes de empleo y del paro registrado a final de septiembre de 2014 y el dato de afiliados ocupados a la seguridad social, media de afiliados en el mismo periodo. Y era un dato esperado porque nos marca de alguna forma lo que podemos esperar en los próximos meses.

Empecemos diciendo que los datos, sin ser especialmente buenos, no se pueden calificar de malos. Son datos esperanzadores, porque reflejan una posible tendencia, ahora sí, de mejora en el futuro en la situación del mercado de trabajo.

Pero hay que ser muy prudentes con pretender generar expectativas mayores que una mera apariencia de mejora; que es lo que estos datos del mes de septiembre reflejan. Para mi el dato más esperanzador, que se viene repitiendo desde hace algunos meses, pero que ya se puede decir que expresa una tendencia, es que el número de empresas que a final de mes tienen empleados aumenta de manera constante. En concreto desde el mes de febrero de este 2014 se ha incrementado en cada mes, excepto en agosto, en las empresas con menor número de trabajadores en plantilla, muy probablemente por el efecto de bajas para evitar la cotización del mes de vacaciones. Pero el nivel de agosto es similar al del final del año 2011, es esto lo que me lleva a afirmar que hay que ser muy prudentes.

Por que es verdad que la situación es mejor que hace un año, pero mucho peor que al cierre de 2011. En diciembre de 2011 el número de afiliados ocupados, en promedio del mes, era de 17.229.922 personas y a final de septiembre de 2014, también en promedio, es de 16.661.703 personas, 568.219 personas menos, o dicho de otra forma, un 3,3% menos. Alguien podría pensar, y con mucha razón, que se han perdido los últimos 33 meses. Es aquí donde se comprueba que las presiones, de todo orden, contra la tímida recuperación de finales de 2010 y comienzos de 2011, cuando el PIB (producto interior bruto) volvió a crecer, han sido tan calamitosas para la economía española.

Pero es que a lo anterior debemos añadir que el número total de afiliados, estén ocupados o en desempleo, ha pasado de 19.881.956 en diciembre de 2011, a 18.948.178 en septiembre de 2014, 933.778 afiliados menos. No es un buen dato. Y a ello hay que añadir que una parte de la afiliación puede haber disminuido por las más de 400.000 personas en que se ha reducido la población española en el último año, al haber salido del país más de 500.000.

Si nos fijamos en los datos de paro registrado del mes podemos ver que este ha aumentado en 19.720 personas. Aunque el Ministerio de Empleo informa que las cifras desestacionalizadas reflejan una disminución del paro de 33.127 personas sobre el dato de agosto desestacionalizado y, con prudencia, debemos esperar que ese buen dato de la serie desestacionalizada nos anuncie una reducción en los próximos meses; si no fuera así habría que pensar que la serie desestacionalizada no responde al ciclo y debería ser revisada. No es cierto que sea el mejor de la serie histórica, el año pasado la reducción en términos desestacionalizados fue de 35.631 personas.

Por sectores podemos destacar que en agricultura y a pesar de la disminución la situación del sector es peor que en las misma fecha del años 2013; en la industria la situación es mejor; en la construcción también ha mejorado la situación, aunque no sabemos si ello se debe a la caída de la población y en servicios es ligeramente mejor que en 2013. La preocupación viene por los datos de desempleados del colectivo sin empleo anterior que ha aumentado con relación a septiembre de 2013.

© Daniel Lobo

Si vemos las cifras por sexo, observamos que la brecha entre el desempleo masculino y el femenino sigue ampliándose. Tan es así que el desempleo masculino ha disminuido en este mes de septiembre.

En cuanto a los contratos suscritos, ha llegado un momento en que analizar el número de contratos pierde sentido si no se analiza conjuntamente con otros datos. Los contratos indefinidos han aumentado, pero son tan pocos, en términos relativos, que aún con aumentos significativos no tienen gran trascendencia en el total de contratos; siguen estando por debajo del 9% del total. Y digo lo de la pérdida del sentido en analizar simplemente el número de contratos porque un aumento del mismo no implica un descenso del paro registrado. Deberían ampliar la información ofrecida, especialmente en los temporales en lo concerniente a duración de los contratos, y en los que no son a jornada completa, el número de horas que se contratan.

Y a pesar de todo, hay que seguir esperando. Las nubes que siguen oscureciendo nuestro cielo no permiten alterar el gesto y pensar que se ha abierto la senda de reducción del desempleo. Porque la cuestión no es que el paro se reduzca de forma instantánea, es que nos incorporemos a la ruta de la reducción paulatina de forma sostenida.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en calificar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.