petróleo

Pedro Luis Egea Vega    16 noviembre, 2015    2 comentarios en petróleo
 

¿nos preocupa su precio?

Cuando el pecio del petróleo sube nos mostramos muy preocupados por su evolución, pues es una materia prima fundamental en todas las economías. Y un aumento de su precio implica un encarecimiento de casi todos los productos y servicios. Pero ¿tenemos la misma actitud de preocupación cuando baja? Me parece que no y ello también tiene consecuencias importantes. La pasada semana hemos conocido que REPSOL, la multinacional española del petróleo, ha visto reducidos sus beneficios en lo que va de 2015 a la mitad, con relación a 2014, y en el tercer trimestre del año ha sufrido pérdidas. Y todo ello como consecuencia de la caída del precio del petróleo.

Hay tantas cosas que dependen del petróleo y en un mundo tan interconectado como el actual. El sector del transporte, derivados del petróleo, ha visto reducir sus precios de manera significativa y ello contribuye al aumento de los intercambios comerciales. El sector del turismo, viajes en avión con derivados del petróleo, ha visto aumentar el número de viajeros por la caída de precios, aunque quién más se ha beneficiado han sido las compañías aérea que llevan un par de años de estupendos resultados.

También dependen los países productores. Fíjense si dependen que se habla del efecto en un país tan rico y poderoso como Arabia Saudita que ha cancelado una parte de la inversión en el llamado Ave del desierto. En otros países se produce una drástica caída de los ingresos de los trabajadores en las grandes compañías petroleras. Una de las razones de la significativa caída del número de turistas procedentes de Rusia que visitarán España en 2015 es la implacable reducción de ingresos de esos trabajadores y de los de otras industrias dependientes.

Petróleo Brent, contratos de futuro, precio en dólares, 10 años de investing.com

Petróleo Brent, contratos de futuro, precio en dólares, 10 años. Por investing.com

Para que se hagan una idea de la evolución del precio del petróleo he tomado de la web investing.com este gráfico de la evolución del precio en dólares del petróleo Brent, con base en la cotización de contratos de futuros, de los últimos 10 años.

Esa caída en vertical, de casi 90º de pendiente, que se produce en 2014, lleva el precio del barril de petróleo Brent de los 112,76 dólares del 2 de junio a los 56,32 dólares del 1 de diciembre. Exactamente a la mitad en 6 meses. Descenso tan brutal solo tiene un parangón con el ocurrido, entre las mismas fechas del año, en 2008. En aquél entonces el petróleo había alcanzado su máximo de 143,91 dólares el barril de Brent. Esta barbaridad de descenso en tan escaso periodo de tiempo tendrá y esta teniendo graves consecuencias en la economía mundial.

Pero este descenso no afecta solo al petróleo, afecta a todas las materias primas y, en general, a todas las mercancías o bienes comercializables, commodities. En el cuadro que nos ofrece la web perpe.es, y que se muestra a continuación, podemos comprobar que los precios solo han sufrido aumentos en el último año en cacao, un 8,3%, y en el algodón, un insignificante 0,23%.

Precios de mercancías en 2015. Por perpe.es

Precios de mercancías en 2015. Por perpe.es

Una curiosidad sobre la evolución de los precio de las materias primas. Como deben saber se producen muchos actos de robo de cobre en la líneas férreas y otras instalaciones con importantes cableados de este producto, pues últimamente han disminuido, el precio en el mercado ha sufrido una caída de más del 20% en el último año transcurrido.

La caída en los precios de las mercancías tiene repercusiones en todos los ámbitos. No digamos en el alimentario. Seguro que recordarán la crisis con el arroz en los años 2007-2008 cuando el precio de la tonelada llegó a superar los 1.000 dólares. Posteriormente se produjo una restricción de exportaciones de los grandes productores por temor a quedarse sin producto para el consumo interno.

Pues algo de esto debe de estar pasando en el mercado del petróleo. La Agencia Internacional de la Energía ha vuelto a advertir que las reservas mundiales de petróleo, destinadas a estabilizar mercados y cubrir posibles desabastecimientos, han vuelto a aumentar y alcanzan niveles record. El temor a una brusca subida de precios y el temor a la falta de suministro, como consecuencia de los conflictos bélicos, han llevado a los gobiernos a aumentar dichas reservas. Porque ese aumento de reservas presionará precios a la baja, luego no tendría sentido acumular, es algo como desear consumir mucho con deflación. Porque hay razones para pensar que las motivaciones para esta continua reducción del precio no son consecuencia de un simple aumento de la producción de petróleo y de una estabilización, que no reducción, de la demanda. También se habla de que, por el cambio climático, el próximo invierno será benigno y por tanto con menor consumo energético.

Un fino analista de los mercados como Juan Ignacio Crespo publicaba un artículo hace unos días en el que alertaba de los preavisos y de las consecuencias que supone el desplome de las materias primas. En dicho artículo, en el nuevo periódico Ahora (ahorasemanal.es) al que aprovecho para dar la bienvenida, nos presentaba un negro panorama, anticipando una recesión en breve por lo que, en su opinión, anticipa este brusco descenso del precio del petróleo en 2014, su continuidad en 2015 y las perspectivas en otros bienes. Les recomiendo que se detengan a observar la evolución del índice CRB, de materias primas, desde 1950, un lujo de información.

Pero en esto del precio del petróleo hay mucho más. Hay una guerra declarada entre los principales jugadores en el mercado mundial, petroleras, países exportadores, países consumidores (con destacados nuevos integrantes) y también quieren jugar en él los grupos terroristas.

Recordemos que en EEUU, principal importador de petróleo y gas del mundo, se inició un camino para buscar una mayor independencia energética que dio lugar al fracking, fractura hidráulica de la roca, que permite obtener lo que se denomina gas y petróleo no convencional. Método muy discutido por las implicaciones medioambientales del mismo y las posibles consecuencias irreversibles en los territorios en que se lleva a cabo. Pero mientras tanto se sigue produciendo con él, porque a ciertos niveles de precio del petróleo y gas convencional, este sistema es económicamente rentable. Y los EEUU ven aumentar su independencia energética y otros países (Venezuela y Arabia Saudita, por dar dos ejemplos) ven disminuir sus exportaciones. Respuesta del mercado, reducir los precios para hacer que nos sea rentable el fracking.

Y esa reducción del precio perjudica a los exportadores que no tienen capacidad para imponer el ritmo del mercado o tienen costes significativos de producción, Rusia, Venezuela, Nigeria, Brasil, Noruega, etc. Lo que, a su vez, provoca otros descensos de precios en los mercados de materias primas, pues estas economías y las de los emergentes se resienten. Añadamos a ello que todo el mundo habla de un cierto frenazo de la actividad en China. Pero también se resiente el volumen de fondos que fluyen hacia los canales turbios, lo que, en mi opinión, provoca una agitación de ciertos grupos y un aumento de la animadversión hacia las economías occidentales que se benefician de esta caída de precios, la financiación para armarse se ha vuelto más complicada y los guerreros más fieros.

Y nosotros nos estamos beneficiando de esta reducción del precio del petróleo, pues el precio del barril ha caído más de un 60% en los últimos 17 meses. Casualmente el mismo lapso de tiempo en que la economía española se ha vuelto tan, aparentemente, dinámica, ¿qué pasaría si, por circunstancias externas, el precio de petróleo vuelve a niveles, no exagerados, de 80 o 90 dólares el barril?

 

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

2 comentarios en “petróleo

  1. Quintana

    Don Pedro. Llevo creyendo una temporada que el precio del petróleo, está afectado de forma importante, debido al mercado negro generado de la venta por parte del Daesh, que obliga a bajar los precios ¿Quizá no de manera suficiente?

     
    Contestar
    1. Pedro Luis Egea Vega Autor del post

      Hola Enrique: No creas, en lo que es el comercio mundial tienen poca transcendencia esas ventas. Fíjate que hay expertos que hablan de que algunos países exportadores están dispuestos a vender porque hay quién dice que se acabará antes el uso de los combustibles fósiles que las reservas y algunos se quedarán sin obtener todos los rendimientos posibles.
      El terror haría subir el precio, como en otras ocasiones. El problema es que el gran importador está reduciendo sus compras y aparecen yacimientos nuevos y el nuevo gran importador ha entrado en estancamiento. Saludos,

       
      Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.