ansia y verdad (3)

 

seguimos.

Nos habíamos quedado en que las pérdidas directas ascendían, hasta el episodio anterior, a 17.000 millones de euros. Directas porque no se incluían otras menudencias que tendrían que aportar otras instituciones y sobre las que no se nos ha informado, ni con detalle ni sin detalle. Por ejemplo, nadie ha hablado en público de que los activos transferidos nominalmente por una serie de entidades financieras a la SAREB (Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria) tienen un valor nominal de 106.970 millones de euros, repito 106.970 millones, algo más del 10% del PIB español. Pero la adquisición se ha hecho por un precio inferior, por que esos activos no valen eso, hoy en día, y quizá nunca recuperen ese valor.

Dichos activos, que han sido adquiridos por la SAREB por 50.781 millones de euros, son de dos tipos, financieros e inmobiliarios. Los inmobiliarios que han sido adquiridos por 11.357 millones de euros, estaban valorados en 31.890 millones de euros. Los financieros que han sido adquiridos por 39.424 millones de euros, estaban valorados en 74.610 millones de euros. La información que nos proporciona la SAREB no es todo lo detallada que quisiéramos. Pero nos informa que la distribución por entidades es la siguiente:Cuadro explicativo de los activos adquiridos por la Sareb

¿Dudan que los españoles nos merecemos una comisión de investigación que nos aclare algo más lo que hay dentro de ese 10% del PIB? Porque ese 10% va a ser vendido a entidades que van a operar desde un nuevo invento financiero, los FAB. En el anterior episodio de esta novela negra descubrimos los EPA, hoy descubrimos los FAB. Los FAB son los Fondos de Activos Bancarios en los que los beneficios que se produzcan tributarán al 1% por el Impuesto sobre Sociedades, no por el 25%. Y si el inversor es una entidad no residente fiscal en España, no tributa nada por la renta obtenida, ¿han entendido ahora por qué vienen tantas entidades desde el exterior a comprar pisitos y solares de la SAREB? No crean que es por que la situación económica haya mejorado, es por que lo poco o mucho que ganen en esta nueva especulación inmobiliaria no tributa. Los ciudadanos españoles asumimos las pérdidas y los ciudadanos del mundo ganan sin tributar, reparto justo.

Pero volvamos a nuestras pérdidas directas, que con tantos millones perdemos el oremus. Hoy toca hablar del segundo nota, ¿recuerdan? El segundo nota también recurrió el Real Decreto-ley 9/2009, pero mientras recurría se olvidó que tenía a CX en sus filas, CatalunyaCaixa, que fue el fruto de la fusión entre Caixa Catalunya, Caixa Manresa y Caixa Tarragona. Pues bien, esta nueva entidad recibió apoyos del estado, en tres momentos del tiempo, por importe de 12.052 millones de euros. De ellos ya sabemos que 2.968 millones no se recuperarán y de los otros 9.084 millones de euros se recuperarán lo que pague el comprador de la entidad, cuya venta se ha suspendido en varias ocasiones en los últimos 18 meses. Cuando estaba escribiendo esta entrada se ha hecho público que el estado va a aportar otros 1.500 millones de euros adicionales, hasta los 13.500 millones de euros. En estos momentos se duda que se pueda recuperar una cantidad significativa de lo aportado a CatalunyaCaixa o Catalunya Banc, lo que significaría que habríamos alcanzado los 30.500 millones de euros de pérdidas.Alambrada

Se dan cuenta que los saltos que vamos dando, de día en día, son importantes. De 6.000 millones a 17.000 millones y hoy hasta los 30.500 millones. Sin olvidar las ayudas para recapitalizar a las entidades mediante la compra de activos dañados. Ya ven que aumenta el ansia derivada de no conocer toda la verdad al respecto. Necesitamos una comisión de investigación en el parlamento que aclare la letra pequeña, hasta la minúscula, de toda esta historia.

Seguirá

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.