guarrería

El escritor Javier Marías publicaba el domingo 21 de septiembre, en el diario El País, un artículo con el nombre Guarrería, que, con pesar, tengo que compartir plenamente. Y digo con pesar porque, francamente, me gustaría que fuera una exageración. Pero es que se queda corto.

RanacasinoA mí me pasa lo mismo que al señor Marías, empiezo a sentir náuseas de la ciudad en la que vivo y en la que durante muchos años era placentero pasear, callejear y visitar lugares y rincones curiosos y entrañables.

Y como, de momento, no tengo intención de abandonar la ciudad, expreso mi queja por el lamentable estado de la misma. Por esas horrendas monstruosidades que nos rodean, por esa apropiación de la propiedad pública para el beneficio privado, por esa falta de criterio en su ordenación, por esa ostentación de la ordinariez.

ModernoPorque en esta ciudad, en la que el nivel de renta no va parejo con el nivel de educación y civismo, cada día es más habitual encontrarse con obstáculos, que impiden poder disfrutar de los lugares agradables que aún quedan en la misma, y se hace bandera del mal gusto y la chabacanería.

Perdón, se me olvidaba decir que esa ciudad cochambrosa es Madrid. Que sigue teniendo seis letras, como decía la canción, las mismas que guarro; porque ese es el estado de Madrid.Salud

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en calificar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.