tomando café

La canción decía moliendo café, escúchenla, a lo mejor no la conocen. Pero volvamos al Madrid de nuestros días, nuestros protagonistas, de los que no conocemos detalle alguno, no debían de estar moliendo el café, lo estaban bebiendo.

PolicíaMunicipal1Vean, en las fotos que acompañan a estas notas, a uno de los coches de la Policía Municipal de Madrid detenido en doble fila mientras sus ocupantes degustan un café matinal, previo al inicio de sus tareas policiales. ¿Cuánto duró la estancia? Eso es lo de menos, se produjo y basta.

Es una pena ver escenas como estas, en la que se incluyen otros “doblesfilistas” habituales. ¿Cómo vamos a conseguir que se cumplan las normas, si los vigilantes las incumplen?

PolicíaMunicipal2Que nadie se escandalice porque un personaje público, que antaño tuvo responsabilidades de gobierno, aparque donde le dé la gana y escape ante la presencia de agentes de la autoridad.

Que nadie se escandalice de que Madrid se haya vuelto una selva sin ley, en asuntos de tráfico. Si pudiéramos hacer una prueba, podríamos comprobar fácilmente que, sin infracciones, los trayectos en Madrid serían muy rápidos de cubrir.

No nos hacen falta obras, ni túneles, ni proyectos faraónicos. Necesitamos que se asfalten las calles y que se haga cumplir las normas.

Escrito por Pedro Luis Egea Vega

Pedro Luis Egea Vega

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en calificar este contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.